Estampas

4782

Viernes, 17 de septiembre de 2021

(Bis) En España la Justicia funciona en dos planos, uno real, y otro retórico. Uno de estos planos, anula al otro. El plano retórico, es donde a un patriota asesino vasco se le condena a cientos o miles de años de cárcel. En el plano real, sin embargo, ese asesino sólo puede cumplir una pena máxima de treinta años. ¡Y todo con carácter de Ley, dentro del mismo Código Penal! La condena retórica es, naturalmente, una farsa. ¡Miren cómo castigamos ejemplarmente a estos monstruos! Dice la Justicia Retórica. Mientras la Justicia Real, por su parte, anula lo que la Justicia Retórica acaba de proclamar cínicamente, y además ofrece al asesino múltiples facilidades para rebajar su pena. Todo en el mismo juicio y en la misma condena.

No sólo en España hay Justica Retórica y Justicia Real. También la hay en USA, por ejemplo. Pero. A diferencia de España, en USA la Justicia Retórica (condenas a dos cadenas perpetuas, o a pena de muerte más cadena perpetua) confluye con la Justicia Retórica porque si te matan, o cumples una cadena perpetua ya estás cumpliendo ambas Justicias, la Retórica y la Real. La Justica española es una farsa hipócrita en la que su lado real anula al retórico (que se usa como propaganda destinada a maquillar la indignidad que ejecuta) a conveniencia y beneficio de los asesinos. Cada vez que un juez español condena a cientos o miles de años a un patriota asesino vasco no está haciendo Justicia, se está burlando de sus víctimas.


(Dedicado a las víctimas del asesino etarra Henri Parot)

4781

Jueves, 16 de septiembre de 2021

Me ponen la segunda dosis de la vacuna contra el virus chino. Ninguna reacción. Dice mi hermano Nicolás que a los Abreu no nos entra ningún virus comunista. Puede ser. Pero no me fío. Si algo no se puede discutir es que los comunistas chinos saben fabricar virus. El virus chino mutará y mutará (para eso se le ha fabricado), sospecho, y no nos libraremos nunca del virus chino. ¡Los hombres mueren, pero El Partido Virus es inmortal! Lo que más ha llamado mi atención de todo esto del virus chino es que la gente se acostumbra, yo mismo, y sigue el virus chino matando, pero es como si no importara como antes y ya los rosados perros de prensa no se dedican tanto a lo del virus chino, surgen otros temas los vacunados y cosas así mientras la cifra de muertos del virus chino sigue creciendo y las personas siguen muriendo, quiero decir el virus chino matándolas, pero los nuevos muertos están como menos muertos, han perdido peso y tragedia. Social y políticamente hablando. Quiero decir que importan aún menos de lo que importaban antes social y políticamente hablando, los muertos.

4780

Miércoles, 15 de septiembre de 2021

Y aún no he terminado con Tongolele Ramírez. La izquierda culogorda española, que nunca ha armado algarabía semejante por los escritores cubanos (algunos de ellos mucho mejores que Ramírez) anticastristas, ¡exiliados durante sesenta años!, lloriquea amargamente por Ramírez que vivía tranquilamente bajo la dictadura sandinista (hasta ahora) ¡ni Somoza lo lanzó al exilio! (las dictaduras de derechas siempre mejores, más humanas, que las de izquierda). Pobrecillo, el ex sandinista millonario pero aún revolucionario, pobrecillo. Nunca he visto tal despliegue de piedad por las víctimas reales del sandinismo. A ver, lloricas culogordos, Ramírez no es una víctima del sandinismo, es uno de sus creadores, uno de los intelectualizadores (así su amigo Padura con los asesinos Castro) de los asesinos sandinistas, es un tipo que ayudó decisivamente a imponer el sandinismo a los nicaragüenses. Es, a fin de cuentas, un usufructuario del sandinismo, así como Padura lo es del castrismo. Ya lo dijo Neruda, otro colosal oportunista, no hay que pelearse nunca con la izquierda.

4779

Lunes, 14 de septiembre de 2021

“En octubre de 1944, tras más de dos años de carnicería entre alemanes y soviéticos, el Ejército Rojo cruzó al fin la frontera hacia suelo alemán. El pequeño pueblo de Nemmersdorf tiene el triste honor de ser el primer lugar poblado que encontraron, y el nombre del pueblo pronto se hizo famoso por las atrocidades allí cometidas. (…) Los soldados del Ejército Rojo asesinaban a todos los que se encontraban – hombres, mujeres y niños por igual – antes de proceder a mutilar sus cuerpos. Un corresponsal del periódico suizo Le Courrier declaró que llegó al pueblo después de que los soviéticos se retiraran temporalmente, y que estaba tan asqueado por lo que había visto que se sintió incapaz de contarlo. (…) A medida que los soviéticos avanzaban, esas escenas se repetían en todas las provincias orientales de Alemania. En Powayen, por ejemplo, los cadáveres de las mujeres estaban desparramados por todas partes: las habían violado y luego asesinado brutalmente con la bayoneta o golpeándolas en la cabeza con la culata del fusil. (…) En Gross Heydekrug crucificaron a una mujer en la cruz del altar de la iglesia local. Se sucedieron más crucifixiones, en las que violaban a las mujeres y luego las clavaban en las puertas de los graneros. En Metgethen (…) la mayoría de los niños habían sido asesinados de un golpe en la cabeza con un objeto contundente, pero algunos presentaban numerosas heridas de bayoneta en sus diminutos cuerpos. (…) En el conjunto de Alemania, se cree que casi dos millones de mujeres alemanas fueron violadas después de la guerra.”

Glorias del Comunismo.

4778

Lunes, 13 de septiembre de 2021

Entrevistan a Sergio Ramírez porque sus ex camaradas sandinistas han prohibido la entrada a Nicaragua de uno de sus libros. Al principio pensé que sería por el título, Tongolele no sabía bailar, verdaderamente espantoso. Pero. No. Ramírez, un escritor pueblerino, folklórico, grave y del montón, fue durante ¡diez años! uno de los líderes de la pandilla de ladrones y asesinos sandinistas entrenados y armados por los ladrones y asesinos hermanos Castro. Sigue siendo revolucionario, dice, aunque ya no cree en la lucha armada. Algo típico de estos revolucionarios, en cuanto llegan al poder mediante la lucha armada, dejan de creer en la lucha armada. Muy conveniente. Iba leyendo lo que dice Ramírez y pensaba, qué cara dura este tipo. Hasta hace poco vivía en Nicaragua Ramírez, a la sombra de la dictadura que ayudó a imponer, de la que estuvo al servicio, por un precio, claro, y que tanta ruina, moral, intelectual y económica ha traído a Nicaragua. Tranquilamente. Y ni palabra en la entrevista sobre la profunda inmoralidad de este hecho. A ver, Ramírez, no se puede vivir en una dictadura si pretendes ser un escritor libre. Tienes que largarte, Ramírez. Quedarse es servir a la dictadura, Ramírez. Ah. Y. No se pueden aceptar premios de otra dictadura (la responsable de la dictadura en tu país), Ramírez. Eso es brindar una coartada al crimen, Ramírez. Diez años de esbirro de una dictadura comunista que a fin de cuentas no era y es más que una colonia castrista y aún revolucionario. Su almita pertenece a la Revolución. Qué cara dura este tipo Ramírez.

4767

Sábado, septiembre 11 de 2021

Hoy en lo único que quiero pensar es en las Twin Towers. Y en el atentado musulmán y religioso (Alá los guiaba) que las derribó. Yo estuve en esas torres, en la cima del mundo que eran las torres, y puedo imaginar mejor (creo) el horror que sufrieron las víctimas. La primera vez que viajé a NY subí con Rey al mirador, que era un mirador a cielo abierto. Qué maravilla. La última vez que estuve en Manhattan, hace dos o tres años, visité la torre nueva, el One World Trade Center. No es lo mismo. El mirador es una pecera. Todo el lugar trasmite lo contrario de lo que trasmitían las torres desaparecidas. Las Twin Towers eran la libertad desinhibida, desafiante; el One World Trade Center es la libertad temerosa, atrincherada. Hoy es un día para honrar a los seals que mataron a Bin Laden y en especial a Rob O´Neill que tuvo el honor de pegarle dos tiros, no, mejor, tres, en la cabeza.

Al caer la tarde, a la hora misteriosa, abriré un buen vino y brindaré por esos soldados y por el señor O´Neill y brindaré porque no acabe nunca la guerra contra el enemigo religioso musulmán y porque nunca se renuncie a la venganza. Y cuando hablo de venganza pienso sobre todo en bombardear Arabia Saudí.

4766

Viernes, 10 de septiembre de 2021

He conocido masoquistas, gente estupenda. Mujeres y hombres masoquistas (lo he contado en mis libros ). En general resultaban más divertidos y vivos que el resignado animalito común folla cónyuges. Doy fe de casos extraordinarios, una mujer portentosa que se corría ¡y cómo se corría! cuando le pegaban con un látigo. Extraordinario. Pocos rostros he visto más bellos que el de esa mujer suspendida (humanizada, embellecida, crecida, mejorada) entre el placer, la humillación, y el dolor. Del placer el gran tema, es la necesidad de humillación. Digan lo que digan los líricos, los hipócritas y los cobardes (¿qué es la hipocresía sino cobardía moralizada e intelectualizada?), aquella mujer era una diosa, yo la vi.

Pensé en esto por lo del muchacho que se inventó una horda de odiadores de maricones para justificar una infidelidad. Hay que ser idiota para pensar que tu pareja no se va a enterar de que te han grabado el culo a navaja. Pero ese es otro asunto. Este caso podría haber servido para generar una saludable conversación a propósito de la relación entre humillación y placer, un tema extremadamente interesante. Pero. Vivimos tiempos de animalitos resignados.

4765

Jueves, 9 de septiembre de 2021

Vasili Blojin, general de la NKVD comunista, se encargó de asesinar a miles de oficiales polacos. El comunista Stalin firmó la orden y: “Blojin se trasladó hasta el campo de concentración de Ostashkov, donde junto con otros dos agentes de la Cheka acondicionó un barracón con paredes acolchadas e insonorizadas y decidió imponer una cuota verdaderamente estajanovista de doscientas cincuenta ejecuciones cada noche. Se llevó consigo un delantal de cuero y una gorra de carnicero que utilizó para llevar a cabo uno de los actos más prolíficos de asesinato en masa que haya ejecutado un solo individuo, matando a siete mil hombres exactamente en veintiocho noches, con una pistola Walther de fabricación alemana, para evitar futuras identificaciones”.

“Blojin recibió las siguientes condecoraciones y distinciones comunistas: Medalla al Trabajador de la Cheka; Orden de la Estrella Roja; Orden de la Bandera Roja (dos veces); Orden de la Bandera Roja del Trabajo; Orden de Lenin”.

Esto, porque se habla mucho en España del prólogo ditirámbico al panfleto comunista de Marx que ha escrito una ministra Yolanda Díaz, ¡comunista! Ser comunista es ser responsable del genocidio comunista lo mismo que ser nazi es ser responsable del genocidio nazi.

Así la ministra Díaz.

4764

Miércoles, 9 de septiembre de 2021

“Si los lectores se fijan en ello, descubrirán que una de las mentiras más frecuentes en literatura es la pretensión de que duele más maltratar, torturar o matar a alguien que ser maltratado, torturado o asesinado. El corolario es que las víctimas no ponen ninguna objeción. Al contrario: comprenden, simpatizan con sus torturadores; los respetan e incluso los aman”.

“¡Qué negación del instinto de vida! ¡Qué traición de la humanidad doliente! ¡Qué modo de romantizar la sumisión temerosa!

Releo a Vizinczey (es la mejor forma de rendirle homenaje), y encuentro esto que es exactamente lo que sucede en España con los neoetarras, los musulmanes y en general con toda fuerza antiespañola.

¡Qué modo de romantizar la sumisión temerosa!

4763

Martes, 7 de septiembre de 2021

Mijo estoy baldada decía mi madre tendida en la cama, puedo ver su rostro. Yo era joven entonces y nunca estaba baldado como mi madre, y no entendía nada. Es una ilusión que seamos algo exclusivo e individual. Somos eslabones de una cadena de montaje monstruosa y letal. Cambian las formas y su palabrería adjunta, los adminículos y el decorado, pero generación tras generación la máquina de vida y muerte repite sus inescapables movimientos una y otra vez. Bien visto, es muy aburrido. Hace días que tengo los huesos de la zona lumbar engarrotados y me desplazo con dolor. Suerte que acostado no me duele y puedo dormir. Estoy baldado quiero decir.

« Anteriores Más recientes »

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2019