Estampas

5669

Jueves, 6 de junio de 2024

Uno está más o menos al tanto de la siniestra locura woke y la decadencia y envilecimiento que significa para la Civilización Occidental. Pero. El libro de Rampini tiene momentos que me causan estupor. A mí, que siempre espero lo peor de la basura autoproclamada progresista, del mujerismo y del racismo negrista. Ojo al testimonio de una estudiante que se matricula en un máster de la Universidad de Columbia:

“Para las pruebas de admisión, he tenido que escribir una redacción en la que debía anticipar cuál sería mi compromiso con el racismo hacia los negros, porque es un dogma que el verdadero racismo es sólo el de nosotros, los blancos, hacia los negros. Me han excluido del curso que más me interesaba, sobre asistencia a drogadictos, porque los no blancos tienen prioridad. En la semana inicial del máster, dedicada a la orientación de los recién inscritos, se nos pidió a los alumnos blancos que pidiéramos perdón a nuestros compañeros negros por el racismo del que somos portadores (…) Cada dos semanas, las personas blancas como yo tenemos que asistir a una reunión de White Accountability (Responsabilidad blanca): dos horas con una persona que nos interroga para hacernos reconocer nuestras microagresiones contra los negros y pedirnos que nos arrepintamos. ¿Qué se entiende por microagresiones?, pregunto. Hay una lista larguísima de frases prohibidas, porque se consideran ofensivas. Por ejemplo, nunca se debe preguntar a un compañero de dónde es: puede sonar como una discriminación étnica implícita. Ay de ti si preguntas hacia que campo de estudio quiere orientarse: si es negro esa palabra puede evocar la plantación de algodón donde trabajaban sus antepasados esclavos”.

Máster. Universidad de Columbia. Qué negro futuro, nunca mejor dicho.

5668

Martes, 4 de junio de 2024

Termino con Vargas Llosa y comienzo El suicidio occidental de Federico Rampini. Me puse a leer hace una hora y no lo puedo dejar. Qué lenguaje recto, qué hermoso y necesario canto a nuestra Civilización. Fundamental e imprescindible. Corran a comprarlo. No se trata de información o cultura, se trata de supervivencia.

5667

Lunes, 3 de junio de 2024

“Votaron, como se vota en una democracia subdesarrollada, y, a veces, en las avanzadas, por imágenes, mitos, pálpitos, o por oscuros sentimientos y resentimientos, sin mayor nexo con la razón”.

Así España.

Sigo con Vargas Llosa.

5666

Domingo, 2 de junio de 2024

Hago una paella bueno más bien un arroz con bichos de mar no soy muy de paellas es casi imposible comer, no digamos cocinar, una buena paella. La paella es uno de esos platos colonizados por la literatura. Lo que comes en la mayoría de los casos es palabrería, ficción. También hice yuca y su mojo, quedó muy bien. La cocina cubana es muy elemental pero tiene dos o tres cosas la yuca es una de ellas, los tostones otra, que alcanzan rango de delicia si se comen al momento. Estoy leyendo, gracias al Yira Yira de Espada, a Vargas Llosa. Su libro de memorias de infancia, juventud, y campaña política. Lo estoy disfrutando. Qué prosa formidable. Aunque a ratos parezca la de un viejo maestro que escribiera encerrado en un gran caserón.

5665

Sábado, 1 de junio de 2024

No he escuchado nunca una canción de Taylor Swift completa (es imposible que no te alcance algún trozo). Ni la pienso escuchar. Quincallería norteamericana. De primer orden, eso sí. Hay cantantes que no me interesan, pero verlas es muy agradable: eros omnipresente y de ellas emana una dicha carnal como un llamado a las armas. TS canta, pero como tantas. Más un producto comercial, que un animal artístico. Lentejuelas, brillos, corazoncitos, sosería sentimental. No en balde es tan popular: encarna la suicida puerilidad occidental.

Pero lo peor de TS no es TS sino las estupideces que sueltan sus fans. Lo que he oído.


Colonialismo religioso

5664

Jueves, 30 de mayo de 2024

El señor Francisco Camps, un buen tío (a partir de ahora su nombre deberá acompañarse de este título nobiliario), acaba de ser declarado inocente de todos los cargos que contra él urdió y alimentó el PSOE y el diario El País. Que nadie piense que esto significa un triunfo de la Justicia. Todo lo contrario. ¡Quince años tardó el señor Camps en demostrar que era inocente! Sí, ya sé que debe ser al revés, que el que acusa debe demostrar que eres culpable. No en España. En España la Justicia (y téngase en cuenta que la Justicia es lo único que separa a España de la dictadura sanchista) es un artefacto sujeto a los avatares y maquinaciones de la politiquería bipartidista. Claro que quedan jueces honorables, por suerte, son los que nos separan de la dictadura sanchista. Pero.

Sin embargo, aún hay motivos para el optimismo. Contra la montaña de inmundicia generada por el PSOE y el diario El País, se alzó un libro. Lean Un buen tío de Arcadi Espada, y comprenderán la magnitud de la infamia perpetrada contra Camps. Qué reconfortante es comprobar que basta un periodista libre para que la verdad persista y resplandezca sobre la indecencia y la ignominia.

5663

Miércoles, 29 de mayo de 2024

X, la plataforma de mi admirado Elon Musk, suspende mi cuenta alegando que existe la posibilidad de que yo sea una máquina. Humm. Para recuperarla, debo hacer una prueba que demostrará que soy un ser humano. Allá voy. Paso cierto trabajo, no lo negaré, pero al final la apruebo. ¡Soy un ser humano! Quién me iba a decir que en el curso de mi vida llegaría el momento en que tendría que probarlo.

Ah, qué pena tener que morir cuando todo augura un futuro prodigioso, deslumbrante.

5662

Martes, 28 de mayo de 2024

Y. Antes de dejar el tema. La superstición de la Independencia y la Soberanía en el caso cubano ha sido motivo de crímenes, delincuencias y sufrimientos sin cuento, amén de la razón principal del más grande horror de la Historia de la isla: la llamada Revolución. Toda persona honesta o informada sabe que los cubanos son capaces de convertir en un relajo prácticamente cualquier cosa. Necesitan que, en cuanto caigan en la tentación de armar uno de esos salpafueras pavorosos a los que son tan dados, alguien los llame al orden. Quiero decir, imponga el orden. Controlados, pueden ser ingeniosos, ocurrentes, laboriosos y hasta simpáticos, pero por su cuenta son incapaces de vivir sin armar una pelotera siniestra tarde o temprano. Las culturas o culturetas menores como la cubana sólo deberían existir moderadas, supervisadas y a fin de cuentas controladas por una cultura superior.

Sin la superstición de la Independencia y la Soberanía podríamos ser hoy una feliz, rica y próspera colonia, protectorado (o Estado Libre Asociado) de los Estados Unidos.

Pero.

5661

Lunes, 27 de mayo de 2024

La Independencia y la Soberanía son dos de las supersticiones más callosas y siniestras del llamado Pueblo. Que es otra superstición funesta, sólo existen los individuos, las personas una a una. Lo colectivo es una trampa totalitaria. Creo recordar que fue Ernesto Sábato quien dijo, con la mayor sensatez, que no le importaba la felicidad de todos los hombres sino la de cada uno. La Independencia y la Soberanía suelen ser en verdad el hábitat ideal de todo tipo de farsantes, maleantes, ladrones y canallas. Lo mismo sucede con la tan manoseada Dignidad. Que, como es obvio, es un asunto personal. Cuando un líder o gobernante de cualquier tipo te arroje a la cara lo de la Dignidad (del Partido, el País o del llamado Pueblo), esa será la prueba definitiva de que estás en presencia de un bobo solemne, que son los peores, o de un peligroso demagogo del que hay que desconfiar. O ambas cosas.

5660

Domingo, 26 de mayo de 2024

Domingo me estoy reconciliando con los domingos. Hago arroz con secreto ibérico qué carnosidad de vulva y antes aperitivos quesos franceses y caña de lomo Joselito todo en Joselito remite al coño bebemos cobija del pobre un godello del Bierzo espatarrado y un Rhodes meloso cebolla de Figueras pimiento rojo ajo tomates frescos caldo de carne para el arroz y mientras cocino escucho mi canción del verano pasado y de este verano y canto a gritos ah mi amor cuando hago esto un domingo el postre sólo puede ser un coño ya embarrado que, como he bebido lo suficiente, tiene un regusto a vino que un hombre como debe ser aprecia especialmente.

« Anteriores Más recientes »

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2019