Estampas

4579

Miércoles, 24 de febrero de 2021

“Jóvenes de movimientos simiescos, con el pelo rapado o corto o cortado haciendo dibujos. Se saludan chocando las palmas de las manos por encima de sus cabezas, se bajan de los coches de un salto, se apoderan de todo con enorme seguridad y lo devoran luego igual que las ratas que no dejan nada, sólo excrementos y destrucción; no sé quiénes son estos jóvenes, ni que piensan ni qué quieren, ni porqué han venido a parar a mi calle”.

“Hoy en día: el buen arte todavía es posible, pero la posibilidad del gran arte resulta sumamente cuestionable. Cuestionable sobre todo porque en esta época que padece de falta de cultura ninguna gran pregunta se presenta como gran pregunta; como si la propia grandeza también se hubiera vuelto mezquina”.

“Quien es veraz está perdido. Quien está perdido es veraz. Quien pierde gana. Piérdete triunfante y miserable. No existe otro camino”.

Sigo con Kertész.

4578

Martes, 23 de febrero de 2021

Toda la tarde leyendo a Kertész. Ya dije que los esfuerzos de Kertész por situarse a la sombra de Dios en su último libro, El espectador, arrodillan un poco su cerebro, pero tampoco tanto. La intensa lucidez de Kertész. Un escritor que sabe que la verdad nunca resplandece.

“Los principios actuales del poder muestran a las claras que quien ha sobrevivido es el peor de los tipos; así como, según dicen, las bacterias y los seres vivos más bajos sobrevivirán cualquier catástrofe natural que aguarda al hombre, también los sobrevivientes de la sociedad provienen del tipo humano más vil y más indigno que se asegura luego su conservación mediante la contraselección”.

“Hay que comprender dos cosas al mismo tiempo: la increíble importancia y significancia de la existencia individual, única, así como la increíble insignificancia y falta de importancia de la existencia individual, única”.

“Da la impresión de que una mayoría decisiva de los intelectuales del país quieren la dictadura ideológica. Nunca he visto con tal nitidez y simplicidad el porqué. La dictadura ideológica funciona mediante una contraselección, y toda existencia mediocre o incluso de capacidad inferior a la media le supone una garantía de supervivencia segura”.

4577

Lunes, 22 de febrero de 2021

Leo que las juventudes culogordas analfabetas y los comandos neocomunistas y castro-chavistas han provocado destrozos e incendios en Barcelona y en el famoso meadero conocido como barrio de Gracia un lugar infecto lleno de adultos ya irremediablemente retrasados mentales a causa del izquierdismo, y lleno de bandas de okupas y anticapitalistas y diversos jóvenes y jovencísimos derelictos sociales subnormales de última generación: acendrado producto de la sociedad de bienestar y de las escuelas izquierdistas españolas. Incendios en el barrio de Gracia, leo y pienso a ver si queman el barrio entero sería lo ideal que no quedara nada, que desapareciera ese estercolero. Pero sospecho que no nos sonreirá la fortuna, como se dice o se decía. También hoy, una entrevista con Ayaan Hirsi Ali (publica nuevo libro corro a comprarlo) la gran Hirsi Ali mi heroína Hirsi Ali qué mujer cómo describe sin miedo la cobardía de políticos e intelectuales europeos y cómo describe de la mejor manera la caída en el oscurantismo y la infamia machista y religiosa islamista de la antes ilustrada Europa y ahora Europa nido de mierdecillas cobardes que prefieren humillarse y entregar Europa a los invasores que defenderse: qué razón tenía Steiner cuando dijo que Europa se suicidó al matar a sus judíos.

4576

Domingo, 21 de febrero de 2021

Amanecí con dolor de cabeza y afuera ventolera que me entristece pero recordé que he descubierto un nuevo libertino ¡su diario! y eso me animó, fuera de los diarios de los libertinos qué hay veraz. Lo encontré al libertino sus diarios leyendo el último libro de Kertész, se llama Géza Csáth el libertino y Kertész habla de él con admiración, así que corrí a buscar el libro de Csáth y escaseaba pero al fin lo encontré. El libro de Kertész tiene sus momentos, la intensa lucidez de Kertész pero tal vez por la cercanía de la muerte hay demasiados intentos de poner su pensamiento y al escritor Kertész a la sombra de Dios, lo que debilita su voz (la arrodilla y le quita desafío). Si existiera Dios no harían falta escritores. Aún voy por la mitad pero es lo que he visto por el momento; y esto, que me recordó tanto a los cubanos y que viene a ser un retrato perfecto de los cubanos:

“Son innumerables los ejemplos personales y escritos que lo demuestran, sin que tenga que dar nombres. Gimotean delante de la puerta cerrada como perros echados a patadas, y esa puerta se entreabre a veces e incluso se les echa algún hueso pelado porque el amo precisa de los perros… De lo contrario ¿de quién o de qué sería amo?”

4575

Sábado, 20 de febrero de 2021

Nicolás era el más mataperro de todos antes de crecer y ser el más bonito de todos y andar todo el tiempo con varias muchachas a retortero pero antes era el más mataperro y después en la escala familiar de mataperros yo y después mi hermana aunque la verdad la escala es discutible mi hermana no se diferenciaba de nosotros corría como un guineo y se peleaba a puñetazos con otros mataperros del barrio siempre con nosotros para ayudarnos y defendernos a nosotros si estábamos perdiendo una pelea o algo así qué trompazos metía nudillos y hueso puro y hasta mordidas y aún siendo un mataperro como nosotros podía ser dulce cosa que nosotros no sabíamos ser, eso fue en la época en que mi madre se sentaba en el sillón y nosotros podíamos pegarnos a ella mientras la madre se sienta en el sillón y uno puede pegarse a ella el mundo es un lugar seguro, después cuando ya no podemos el mundo es un descampado.

4574

Viernes, 19 de febrero de 2021

Mi padre nos dormía en el sillón y si se lo pedíamos que era siempre nos cantaba la canción del hombre al que haga lo que haga lo muerde la perra, no teníamos zapatos sólo un par para ir a la escuela o a casa de la abuela María Blanco por el barrio andábamos descalzos no teníamos agua corriente (ya la Gran Revolución nos había liberado del agua corriente) venía un rato al día algunos días o en un camión tanque la pipa decían allá y la almacenábamos en todo cacharro disponible y para bañarnos calentábamos agua en un cubo y nos la echábamos por encima con una latica, la comida estaba racionada no había transporte público (ya la Gran Revolución nos había liberado del transporte público) las guaguas tardaban horas y pasaban tan llenas que no se podía montar en ellas no teníamos ropa prendas viejas o ajenas reformadas y una muda de salir decía mi madre más o menos decente que mi madre remendaba constantemente no teníamos televisión íbamos a asomarnos por la ventana de la casa de un vecino para ver los episodios del Zorro o Sandokan no teníamos jabón mi madre colectaba astillas como decían allá de jabón para lavar la ropa no teníamos pasta de dientes no teníamos pan no teníamos azúcar no teníamos aceite o manteca para cocinar no teníamos mantas para taparnos cuando hacia el poco frío de la isla, de todo eso y de mucho más no teníamos… pero mi padre nos dormía en el sillón.

4573

Jueves, 18 de febrero de 2021

Mi abuela María Blanco venía siempre cargada ¡como una mula! decía mi madre de pie en el portal con los brazos en jarra ¡mira mira por ahí viene María Blanco cargada como una mula corran corran niños vayan a ayudar a su abuela! y nos traía ropa o zapatos o comida María Blanco para que no pasáramos hambre y hasta un día (cuando aún la Gran Revolución no nos había liberado de las tiendas en las que vendían refrigeradores y cualquier ciudadano podía comprarlos) trajo un refrigerador, aquí nevera, que fue el que tuvimos toda la vida toda la vida tuvimos ese refrigerador más de veinte años y en el calor infernal de la isla bebíamos agua fría o fresca lo que era un privilegio (la gran Revolución ya nos había liberado del agua fría en lugares públicos sólo agua tibia o caliente en lugares públicos) mi abuela tenía un buen trabajo en la consulta de un médico (cuando aún la Gran Revolución no nos había liberado de las consultas privadas de los médicos) y no un trabajo como el de mi padre que le pagaba una miseria mi abuela era la abuela en la uno piensa cuando piensa en una abuela la abuela de las películas una mujer dulce y majestuosa de pelo muy blanco y fino y vestidos de óvalos vestidos de señora y ojos azulísimos que heredó mi hermano Nicolás y piel tersa y mofletes sonrosados y aún vive mi abuela María Blanco porque yo puedo ver a mi madre en el portal con los brazos en jarra y nos dice ¡corran corran! y puedo verme salir corriendo a la calle y veo a mi abuela llegar cargada como una mula.

4572

Miércoles, 17 de febrero de 2021

Mis hermanos y yo fuimos durante un tiempo ladrones. Robábamos coches. Íbamos hasta la esquina de Cuarta y D, por donde pasaba el tráfico del barrio y nos sentábamos en el muro de la escuela a esperar. El juego consistía en adivinar la marca y el año de los coches que se acercaban (en esa época aún la gran Revolución no nos había liberado de los coches). El primero que acertara la marca y el año del coche que se aproximaba, se lo quedaba. En esos años los coches, máquinas les decíamos, eran hermosísimos artefactos imponentes de personalidad y presencia en verdad obras de arte. Jugábamos generalmente durante el crepúsculo (describo nuestro juego y la tenebrosa hora en uno de mis libros) y las luces de los autos impedían ver con claridad hacían más difícil el juego de adivinar y saltábamos en la acera y gritábamos y era la alegría cuando alguno ganaba un coche y se lo quedaba. El juego duraba hasta que aparecía mi madre y desde cierta distancia nos daba voces ¡niños a comer a comer! y nos íbamos a casa a comer en la jerga de la isla no hay cena (aún la Gran Revolución no nos había liberado de la comida, aquí cena) con los rostros enrojecidos y cada cual con sus coches robados, y qué sosiego daba marchar tras mi madre en la noche susurrada y en la tarde que moría.

4571

Martes, 16 de febrero de 2021

Cuando era niño me llevaban a una barbería cerca de casa. Recuerdo que junto a la barbería había una tienda de jugos de fruta o batidos (fue antes de que la gran Revolución nos liberara de los jugos de fruta y de los batidos) ya mis hermanos que tienen mucha mejor memoria que yo, sobre todo Nicolás, me dirán si lo recuerdo bien. Era una barbería de esas de antes de sillones rojos y mullidos y arabescos metálicos de hierro colado, creo. Muy bonitos. Allí con las piernas colgando y mis rodillas llenas de ñañaras me tusaban muy rebajado detrás y a los costados y una moñita al frente quedaba un poco a lo Elvis todos excepto los viejos iban en esa época a lo Elvis con moña. Les digo esto porque estaba hoy en el baño al amanecer cepillándome los dientes y mi cerebro reconstruyó la barbería y sentí en la cabeza el frescor de la máquina recién pasada y el talco que flotaba en la luz de la isla y la conversación de los mayores y hasta el olor del lugar de los jugos y los batidos olor a mamey y papaya y el ruido de la guagua y de los coches pasando por la calle D que era la calle asfaltada del barrio la calle del tráfico y lo más desconcertante sentí por encima de todo eso el olor de mi madre, dulce y protector.

4570

Lunes, 15 de febrero de 2021

Leo en el diario esta mañana una entrevista a un señor que ha escrito un libro sobre John Ford y su película El hombre que mató a Liberty Valance. Muy interesante. Yo pienso, como Orson Welles, que Ford es el mejor director de cine de todos los tiempos. Todos hemos querido ser John Wayne (los personajes de John Wayne quiero decir) para qué negarlo. En fin. Que. Leyendo el artículo me dio por relacionar los personajes de Ford con las elecciones catalanas y se acomodaban perfectamente a la realidad catalana, lo que es el gran arte. El matón Liberty Valance es el nacionalismo independentista y antiespañol catalán (corrupto, ladrón e inmoral) y los matones de su banda vendrían a ser ERC, JPCAT, el bailarín Iceta, los castristas de la CUP y el partido socialista regional y nacional, cómplices necesarios de Valance, mientras que el PP y Ciudadanos serían los cobardes y pusilánimes habitantes del pueblo que permiten todo a los matones de Valance y en consecuencia son sus aliados. Por último, el abogado Ramson Stoddard y VOX encarnarían la resistencia moral, muscular y armada a Valance, sus matones, y a sus colaboradores de un pelaje u otro. Ya conocemos la historia, el instruido y civilizado abogado Stoddard terminaría muerto si no fuera por la oportuna intervención de Wayne. El abogado y Wayne son la resistencia, pero sin Wayne el abogado acabaría muerto y ganarían los matones. Quiero decir que los pocos intelectuales que en Cataluña se enfrentan a los matones son el abogado Stoddard, y el partido VOX es Wayne y su rifle (metafórico, ya no estamos en el oeste, y no somos fanáticos, somos gente civilizada). Stoddard es la razón moral. Pero. Sin el rifle la resistencia moral carece de posibilidades de ganar. Hay que empuñar el rifle.

« Anteriores

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2019