Estampas

2928

1959. Pedro Cueto Amador. Oil on canvas, 27 × 35 cms.

2927

Acabo de contar a los fusilados de Fidel y Raúl Castro que he pintado hasta hoy. 301. Los cuento yendo de aquí para allá por la casa porque están colgados casi en todas las paredes ya y siento una especie de paz, creo, y de regocijo. El regocijo debe nacer de saber que lo que he hecho es algo que no gustará nada a esos dos asesinos. La paz, francamente, no sé de dónde viene.

Hoy ha sido un día largo y melancólico.

2926

Regreso de NY y hay disturbios en el barrio de Gràcia. Yo antes iba a Gràcia bastante, al cine Verdi, pero dejé de ir porque el barrio se ha convertido en un meadero gigantesco gracias a los okupas y a los movimientos anticapitalistas y antihigiénicos que han hecho de ese barrio su cuartel general. Llevan los okupas anticapitalistas y antihigiénicos varias noches quemando y destruyendo porque los quieren desalojar de una propiedad privada que han invadido. Yo siempre he pensado que el movimiento okupa y antisistema es un movimiento básicamente antihigiénico. Lo de no ducharse tira mucho parece. Y ya apestosos les da por el botellón, (borracheras colectivas que son muy populares en España), y por el porro (que aquí es muy guay no en balde España está entre los primeros países consumidores de drogas del mundo) y por el antisemitismo, que tratándose de jóvenes progres españoles, nunca falta. Y por farfullar en una jerga ininteligible. Tío tío tío es lo único que uno acierta a comprender.

Lo interesante, sin embargo, de este enfrentamiento entre las fuerzas del orden y la higiene y los antihigiénicos guevaristas, es que nos enteramos de que los antihigiénicos guevaristas viven en propiedad ajena invadida a costa del ayuntamiento de Barcelona, que se encarga graciosamente de pagarles alquiler y gastos derivados de la invasión de propiedad ajena. Se puede decir cualquier cosa de estos antihigiénicos guevaristas y anticapitalistas pero haber conseguido que los mantenga el enemigo tiene su mérito, ¿no?

2925

New York (10)

Apenas se puede caminar de tanta luz como dije pero la luz misma a cada minuto más melancólica por cierto nos lleva hasta el parque y vemos a unos apuestos jóvenes jugando softball y a muchachas de tetas duras qué falta hacen a todas horas unas tetas grandes y duras no tiene nada que ver con el sexo tiene que ver con sentirse seguro y bueno y alimentado ¿verdad? Tulipanes y lilas y donde quiera que miramos retumba la música de la energía americana el vivir hacia el futuro americano el no detenerse nunca que es lo americano y nos sentamos a comer una ensalada deliciosa y bebemos una cerveza espesa y oscura y así dulcemente como si la vida sólo fuera un canto a la vida nos vamos despidiendo de New York.

2924

New York (9)

El último día vamos al Museo de Historia Natural. Allí sigo la travesía del chimpancé y hasta de todo animalito con sumo interés. Paseando entre los fósiles ve uno claramente el férreo discurrir de la voluntad química y la ausencia de Dios, imaginativo pero nefasto invento del monito acoquinado y temeroso en las fauces del cada vez más ajeno e implacable mundo natural. Nuestro cerebro, por azar, creció y nos separó de la cómoda ignorancia, asúmalo de una vez nuestra especie atrapada en la indecisión, temerosa de abrazar su destino. Vencer la muerte es nuestro destino y la conquista de las galaxias abandonemos de una vez todo asunto que no concierna directamente a ese glorioso fin.

Esto lo pienso en la sala de meteoritos y entrando en la de los dinosaurios encuentro un fémur más grande que yo y ahí estoy un rato imaginándome tan formidable animal y pensando en cómo el pequeño mamífero que sobrevivió a la extinción de los dinosaurios una rata apenas ha desembocado en lo que somos y le hago una foto al fémur en cuestión. Todo tiene un aire antiguo en este museo un aire de asunto superado y cuando se instale definitivamente la realidad virtual este museo se convertirá en un fósil a su vez si no lo es ya.

Y a la salida hay tanta luz que apenas se puede caminar.

2923

New York (8)

Vamos a Brooklyn a ver a Ernesto y nunca había estado en Brooklyn (creo) y lo encuentro bastante soso. El Museo desafortunado no sólo el edificio que tiene algo sórdido sino lo que exhiben también majaderías modernillas y antiartísticas y conceptuales. Presuntuosas y feas, resumiendo. Ernesto es un escritor formidable y su novela escrita en inglés es una de las mejores novelas cubanas de las últimas décadas. Cuánto me gustaría a mí escribir en inglés y no en español un idioma hoy por hoy culturalmente secundario. Después del Museo de Brooklyn, salgo de allí lelo, vamos a comer resignados la comida de New York uniformemente bastante atroz con puntuales excepciones, hay que decirlo.

Y el tren cómodo y rápido y muy barato de Manhattan a Brooklyn y cuando calculo que estamos debajo del Hudson bueno más bien el East River no puedo dejar de maravillarme como me sucede siempre en momentos así. El chimpancé humano (sin dejar de ser un mono lamentable) es de admirar a veces aquí vamos tranquilamente por debajo de un río y del mar y por debajo de los rascacielos qué cosa.

2922

New York (7)

El hotel tiene un robot en el lobby que se encarga de las maletas y hace que todas las noches cuando me acuesto piense en mi mayor desgracia: haber nacido demasiado pronto. Siento una gran envidia de los humanos del futuro que habitarán un mundo lleno de máquinas maravillosas y desconocerán la muerte y la podredumbre. Me consuela la idea eso sí de que tal vez alguno de mis cuadros sea parte de esos tiempos futuros donde no estaré, pero tampoco es gran cosa como consuelo sinceramente. Escucho el rumor de la ciudad acostado y recuerdo la primera vez que vine y desperté de madrugada y sentí una avasalladora presencia y fui hasta la ventana y nevaba sobre Manhattan nunca lo he olvidado y nunca lo olvidaré.

Un cuadro de Alice Neel, entre lo que más me ha gustado de este viaje. El retrato inacabado de James Hunter cuyo cuerpo apenas está dibujado con un trazo vigoroso y ocre. Neel veía la humanidad de forma anti ilustrativa sus retratos sacan a la luz el carácter gomoso (y hasta esa neblina de la que a veces hablo aquí) de lo humano, algo que también encuentro en Guston. El cuadro está en una exhibición en el antiguo Whitney, que ahora es parte del MET, un edifico espantoso y soviético apenas uno entra dan ganas de salir huyendo como pasa con todo lo que recuerda cualquier cosa soviética todo lo soviético es tosco y grosero hasta extremos insoportables.

2921

New York (6)

Me río cuando escucho a la progresía española hablar de integración y criticar a los norteamericanos. Aquí donde quiera que mires hay un negro o un latino o un asiático en los museos en la televisión en la policía en la política en las tiendas de lujo en todas partes. En España sin embargo para encontrar un negro bien situado socialmente tienes primero que ir a cazarlo a África, como se sabe. Pero la arrogancia y la desfachatez europea es bien conocida y van por la vida dando lecciones, hay que reírse. Esta es la verdadera mezcla social la verdadera igualdad de oportunidades la de America, pero eso sí todos americanos nada de tribus las tribus siempre en segundo lugar como debe ser primero America y americanos orgullosamente. Y la igualdad y la integración no se limita a las razas y las tribus sino que los gordos también están en todas partes y hasta los feos veo los noticiarios y los programas de entretenimiento más famosos y me asombro en España tienes que ser un guaperas o una de esas flacas huesudas si no ya te puedes ir olvidando. Hace mucho tiempo ya que Europa no es ejemplo de nada (salvo de regresión al populismo comunista y fascista) y paseando por New York eso queda muy claro, naturalmente.

2920

New York (5)

Todos los taxistas de New York hablan jerigonzas espeluznantes. Un sirio, un indio, un senegalés. El indio que nos toca es sikh de turbante y barba y en cuanto estamos dentro se pone a convencernos de que nadie que se meta con los sikhs y sobre todo si profana el The Harmandir Sahib o Golden Temple, sobrevive más de seis meses. Six months! declara amenazante y junta las copiosas cejas. Indira Gandhi se metió con los sikhs, y crac, hace un gesto, murió. La asesinaron, enmiendo. Y no le gusta mucho al religioso. Yo estuve en ese templo dorado allá en la India hace unos años y es un lugar bonito en medio de un lago, pero lleno de gente bastante apestosa. Van allí constantemente a ese lugar sagrado miles de peregrinos a bañarse en el lago sagrado del templo sagrado para purificarse. No le recomiendo a nadie meterse en ese lago. Aunque a los sikhs se les ve siempre bastante limpios, esa es la verdad; comparados con el resto de los indios. El taxista no deja de hablar Six months! y mientras habla yo voy pensando en que aquel hombre es el ejemplo perfecto de chimpancé religioso es decir involucionado. Six months! ¡Todos muertos!

Afuera la ciudad científica luz de la civilización y dentro del taxi este pobre fanático con esa cosa en la cabeza y su barba y su dios asesino y maloliente. Lo que ha de soportar uno para ver grandes cuadros.

2919

New York (4)

En el parque nos tumbamos un buen rato en la hierba húmeda y vemos jugar a los niños. Dicen que el parque es el pulmón de la ciudad pero es su sexo firme y hondo y tostado. Los pájaros zumban y el sol riela, y una hermosa muchacha solloza sentada en la hierba supongo que por algún imbécil que aún no sabe que amar no es poseer. Pasa el cielo entre los rascacielos luminosos, pasan las ardillas, pasan trajes elásticos y dentro culos perfectos, pasa el tiempo y escucho su trote vano. Antes de tumbarnos, hemos estado un rato leyendo los bancos. Las dedicatorias, a manera de lápidas. Married 70 Miraculous Years. They fell in love in this park. Qué hermosas son las grandes historias de amor.

« Anteriores

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011