Estampas

3485

Martes, 23 de enero de 2018.

En el mercado y en la verdulería le pregunto a la verdulera morena y jamona ¿qué tal estas cerezas chilenas? y me contesta muy buenas, y yo: de las mujeres es mejor no fiarse mucho ¿están buenas de verdad? Y ella toda carita y las tetas tensas (cuánto no daría yo por ver y tocar esas tetas tensas), ella: haces bien en no fiarte, las mujeres… las mujeres son unos malos bichos. Y yo, mucho peores bichos que los hombres. Y ella: bichos malos sobre todo entre ellas. Y he de admitir que es verdad a lo largo de mi vida lo que comprobado muchas veces la ferocidad que despliega una mujer contra otra es muy superior a la que despliega contra un hombre. Pero prueba las cerezas papi (me dice papi), así estarás seguro. No hace falta, mami. Ponme cerezas. Quince o veinte. Sí, papi. Siempre me dice papi. Si no le habré quitado yo el muermo a este mercado.

3484

Lunes, 22 de enero de 2018

Veo The Post y más que ver una película me parece visitar un museo dedicado a tiempos menos moralmente empobrecidos. Nunca deja de asombrarme que Nixon fuera forzado a renunciar a la presidencia de USA por mentir. ¿Para los ciudadanos en aquellos tiempos no tan lejanos era inaceptable que un presidente, que un político mintiera? Parece que sí. Y. Como los presidentes y políticos en general hoy mienten sistemáticamente y a todos nos parece normal, qué conclusión sacar. ¿Se ha envilecido el ciudadano la sociedad la prensa han descendido tanto los estándares éticos? Parece que sí.

Pero. Volviendo a The Post, esa mujer Graham su conducta moral como la emanación de una cultura, no como producto de un entrenamiento intelectual, eso es lo más impresionante: y la belleza, claro, de su burgués temblor y el épico dejar de ser florero para convertirse en ejemplo cívico de una nación y en adalid de la libertad y de la independencia de la prensa de su país.

3483

Domingo, 21 de enero de 2018

Me escriben mi amigos alarmados. ¿Operarme? ¿Cambio de sexo? ¿Acaso he olvidado que tengo mi primer cerebro en el pito? No, no lo he olvidado. Respondo. Pero. ¿Han pensado ellos en el mundo que nos espera con Ophra y su Corte de Chochos Augustos generizando el mundo? Yo he escrito novelas futuristas y tengo cierto talento para anticipar el futuro, como ha quedado demostrado en mis libros. Lo que viene es un mundo en el que tendremos que decir culos y culas, senos y senas, anos y anas, brazos y brazas, manos y manas, cabellos y cabellas. Es aterrador. Y, por otro lado, les aseguro, lo del lesbianismo lo digo muy en serio. En el fondo mientras más lo pienso más me convenzo de que siempre he querido ser lesbiana. Ah. Y. Por otro lado, tras la operación ¡pasaría a ser parte, automáticamente, del colectivo LGBPHTNRXLLXMMWWZZ! ¿Se dice así? La verdad es que mientras más pienso en lo del cambio de sexo más ventajas le veo.

3482

Sábado, 20 de enero de 2018

Como no acaban de llegar las medidas de pito no ofensivas para el género femenino y admisibles para Oprah y su Corte de Chochos Augustos, y mi angustia va en aumento, estoy empezando a considerar el cambio de sexo. Sí, ya sé. Parece una reacción exagerada. Pero. Nadie me negará que tener pito en el mundo que viene, que ya se vislumbra, un mundo cuyas normas de convivencia genérica las dictará Oprah y su Corte de Chochos Augustos, ser hombre se hará cuesta arriba, como se dice. Una operación, unas hormonas para que me crezcan las tetas un poco más (ya me han crecido bastante en los últimos años), una peluca (ya yo no tengo pelo para otra cosa) una depilación laser general y asunto resuelto. De todas formas, ahora que lo pienso, mi afición por las lesbianas siempre, en el fondo, ha sido deseo de ser una de ellas, siempre las he envidiado he de ser sincero. Pensaba terminar mi vida como hombre trisexual, que es lo que me considero actualmente, pero tampoco estará tan mal vivir el tiempo que me quede como mujer y como lesbiana. ¿No? Con lo que me gustan los chochos. ¡Será el paraíso!

3481

Viernes, 19 de enero de 2018

Ya falta poco para que Oprah Winfrey y su Corte de Chochos Augustos proponga regular el tamaño de los pitos masculinos. Lo veo lógico hay hombres que tienen unos pitos que ya en sí mismos son un abuso machista, una ofensa para la mujer. Aún no se ha regulado eso en USA pero con el heroico liderazgo de Oprah y su Corte de Chochos Augustos, sólo es cuestión de tiempo. Aquí en España, que es un país especialista en copiar con la mayor rapidez cualquier estupidez norteamericana, en Andalucía, ya se ha iniciado una campaña para poner en su sitio al género masculino, como debe ser (qué chusma), y condenar (aunque mejor sería prohibirlos y multarlos al menos ¿no?), los piropos. Una medida acertada. Lo que Oprah y su Corte de Chochos Augustos digan, faltaría más.

Aguardo, con cierta ansiedad no lo negaré (y sufriendo por mi amigo Espada), las dimensiones de pito permitidas por Ophah y su Corte de Chochos Augustos. Espero que las dimensiones de mi pito estén dentro de lo estipulado y me permitan (sin ofender o abusar de forma alguna del género femenino) seguir follando. Como pueden imaginar, vivo estos días con una enorme angustia.

3480

Jueves, 18 de enero de 2018

Y como parece que van (otra vez) a por la cabeza de Woody Allen, esto de la gran Camille Paglia tan necesario en tiempos tan infantiloides, hipócritas y estúpidos como los que vivimos:

“Woody Allen es un artista. ¿Ante quién tiene que presentar su responsabilidad última? Desde el Romanticismo, hemos esperado que el artista no celebre a Dios, el rey, la familia y los valores establecidos, sino que rompa los tabúes, que explore su yo más profundo y más socialmente prohibido. Aunque sus últimas películas han sido más flojas, Allen es uno de los analistas básicos de los modales de América contemporánea y de la experiencia sexual. Es indignante que terapeutas, mirones y lumbreras de cualquier ralea hayan utilizado esta dolorosa crisis para adoptar poses de superioridad moral respecto a él. (…) Este abuso provincial norteamericano de los artistas debe cesar. Ni el arte ni los artistas se conformarán nunca al decoro burgués o a limpios códigos morales. La originalidad es por definición irreverente”.

3479

Miércoles, 17 de enero de 2018

No es fácil vivir rectamente. La naturaleza humana sobre todo si eres un pavoroso es sucia y traicionera y aquí lo que hay es que resolver. Ese enunciado es el mayor logro filosófico de los cubanos en los últimos sesenta años, como se sabe. Aquí lo que hay es que resolver. Viviendo con ese axioma como logro filosófico máximo no se puede llegar muy lejos. Pero. En cualquier caso, no es fácil vivir rectamente yo mismo antes iba a restaurantes cubanos probablemente de la policía política cubana con la mayor tranquilidad, como un traidor más, y en general he sido un traidor como todo cubano muchas veces pero trato, vaya si trato, de vivir rectamente. Y si algo he aprendido en este tratar de vivir rectamente es que la libertad es el bien supremo y que para ser libre hay que evitar venderse que es lo que ha hundido a los cubanos mayormente que son muy baratos y fáciles de comprar con cualquier mierda tribal sentimental, y he aprendido además y esto tal vez sea lo más importante, que tratando de ser cada día más libre y de no venderte acabas viviendo más rectamente.

3478

Martes, 16 de enero de 2018

Una amiga pavorosa, que nació en la isla pavorosa quiero decir, fue a Madrid y me alegro por ella porque nunca había estado en El Prado, imagínense. Hablamos. Qué bien. Goya. El Bosco. Pero. De pronto me dice que tengo que ir cuando vaya a Madrid a un restaurante (dice el nombre) de comida cubana allí, qué bueno, dice. Y yo inmediatamente que cómo se le ocurre yo no voy ya a restaurantes de comida cubana porque la comida cubana es una comida primitiva y mediocre que apenas existe, es, básicamente, una rudimentaria excrecencia de la comida española, pero, además, porque la mayoría de esos restaurantes cubanos en España y en Europa los regenta la policía política cubana y son parte del entramado que se dedica en los países libres a recaudar divisas para el Mamalón en Jefe (léase Raúl Castro) y que yo no colaboro con el enemigo. Le digo. Hay que vivir rectamente.

3477

Lunes, 15 de enero de 2018

Voy leyendo a Kafka por la época de Kafka naturalmente lo que significa que están muy presentes las purulencias del nacionalismo checo y alemán y ruso y el estercolero prusiano (ano) y pústulas diversas en Praga y por todo aquello y es la antesala de la primera guerra, como sabemos, tímido ensayo de la segunda y sus campos de exterminio y gulags y el mar de abyección y mierda en que se convirtió Europa: y voy notando que al fondo del horror siempre están las lengüitas. La lengüita propia y distintiva siempre uniformada siempre racista y mientras más pequeña más siniestra y fanática e imbécil y cegata naturalmente. Las lengüitas disfrazadas de modosas tenderas pero en realidad ponzoña mortal.

Hay que luchar con el mayor vigor, pienso, por dejar en el mundo dos o tres idiomas a lo sumo hay que barrer del mundo toda esa montaña de mierda venenosa de las lengüitas y de la pretendida diversidad qué bonita pero en verdad gigantesco nido de alimañas y fuente purulenta de atraso y violencia y crimen y racismo y mierda y fábrica inmensa de ponzoña y a fin de cuentas lo opuesto a la idea del ciudadano planetario que es el único camino para el Progreso y la Civilización. No hay ningún bien para la Civilización ni para el Progreso de la Humanidad en esa profusión de lengüitas sólo hay nostalgia de la cueva y salvajismo y racismo y crimen en ciernes y tribalismo berreador hay que eliminar todas esas lengüitas y buscar activamente un mundo donde existan dos o tres grandes idiomas a lo sumo si es que queremos sobrevivir. En presencia de alguien que intente imponer su lengüita frente a un gran idioma hay que saber que estamos ante un representante de la peor basura humana y ante un asesino en potencia.

Y cuando termino de leer me entero de que en una provincia española un grupo de cavernícolas pretende imponer el bable. ¿Qué coño es el bable?

3476

Domingo, 14 de enero de 2018

Para Begoña.

Y como vivimos tiempos de desaforado feminismo histérico y demagógico y abajo las pollas y qué malos son los hombres monstruos abusadores y violadores cortémosles las siniestras pollas, aquí dejo mi polla a modo de humilde homenaje a la mayoría (la gran mayoría) de mujeres que son nuestras amigas y compañeras y que son además nuestros amores y nuestros objetos de deseo, naturalmente. Mujeres sin histerias de género mujeres que aman y respetan a los hombres y que los ven como lo que son sus compañeros y amigos y aprecian y disfrutan sus cuerpos y especialmente sus pollas que son apéndices a menudo hermosos (véase el mío) y siempre amorales y ajenos a cualquier ideología, como se sabe.


Retrato de Juan Abreu, fotografía de Mai Saki.

« Anteriores

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011