Estampas

2154

Lo de pintar tiene lo de la suspensión del tiempo por llamarla de alguna manera que es lo más fascinante me parece. Escribiendo me ha pasado en ocasiones pero es un proceso más tortuoso escribir es ascender por un pedregal la mayor parte del tiempo hasta que llega un momento en que alguien en tu cerebro (tú mismo, quién iba a ser) comienza a dictar y avanzas sin esfuerzo y sin plan y como sin tiempo o ajeno a él esa es la sensación.

Pero con la pintura me pasa siempre en cuanto pongo la primera mancha en la tela el tiempo va frenando o al menos eso crees percibir bueno no estoy siendo preciso en realidad tú frenas en el tiempo porque lo que es el paso del tiempo más bien acelera y te deja a ti allí pintando.

Te deja allí pintando a salvo y casi puedes verlo alejarse.

2153

Duermo de un tirón hasta las nueve y media cosa inusual porque a las ocho suelo levantarme pero estaba soñando cosas muy agradables una mujer hermosa me la chupaba y yo pintaba cuadros perfectos como quien come o bebe y además tenía otra vez aquella paz sentado en algún sitio bajo un árbol frente al mar el tipo de paz que buscamos toda la vida y que jamás llega o sólo raramente y por un breve espacio de tiempo. Desde que la perdemos nos pasamos la vida intentando regresar a esa existencia a salvo sin éxito y en el camino nos inventamos actividades supuestamente importantes para llenar el agujero. Eso que llaman crecer y madurar no es más que acercarse sumisamente a la extinción vaya mierda.

2152

La casa sigue llenándose de rostros que hasta hace muy poco eran grises y ahora están llenos de color. Algunas de las fotografías que me llegan son de muy poca calidad, borrosas, dañadas en ocasiones, y yo les voy raspando la costra oscura.

Es curioso y lindo de ver como la muerte va iluminándose.

2151

Un estudio de género, eso es también 1959. El retrato. No me ocupé del retrato en mis años de pintor en Miami estaba infectado de pintura simbólica y esas boberías. Y lo poco que hice no fue gran cosa. Pero ahora creo que puedo decir que mis habilidades han aumentado considerablemente. Todo es trabajo y como pinto retratos a diario y tengo tantos que pintar, puedo convertir las obras en una investigación en sí misma y algunas van quedando muy bien y me siento inmerso en una especie de exploración formal y estética por decirlo de manera rimbombante, pero lo principal es que voy haciendo lo que tengo que hacer y lo hago lleno de fruición y contento.

2150

Según mis cálculos podré conseguir fotografías de alrededor de quinientos fusilados para 1959. Menos, con toda probabilidad. Esa cantidad, aproximadamente, es la que está disponible gracias a los investigadores cubanos que se han dedicado a crear archivos y a publicar libros sobre el tema. Una labor titánica, ignorada por la rica comunidad cubana del exilio, y pobremente financiada. Donde debería levantarse un enorme y bien financiado Museo de las víctimas de Castro y de los cubanos caídos luchando contra la dictadura y de los cubanos torturados y vejados en el presidio político o asesinados por la dictadura, sólo hay un penoso agujero de torpeza.

El castrismo lleva más de medio siglo ocultando sus crímenes, falseando y reescribiendo la historia de Cuba y calumniando a los valientes, heroicos cubanos que se le enfrentaron con las armas.

Mientras, del lado de los cubanos libres, desidia y olvido y pereza intelectual.


Cortesías

2149

1959. Carlos Manuel Delgado Duarto. Oil on canvas, 27 × 35 cms.

2148

5.
En la televisión ayer entrevistan a varios cubanos en las calles de La Habana. Sobre lo de las embajadas. Lo cubano. Lo que queda, quiero decir. Algo hay que reconocer si se quiere comprender lo de Cuba. Más de medio siglo de castrismo han envilecido y embrutecido a la población hasta niveles subhumanos. El vocabulario de esa gente, la enunciación de esa gente, la sumisión automatizada y genéticamente incorporada al habla y a las actitudes de esa gente.

El castrismo es hambre y miseria material pero sobre todo miseria moral.

Los únicos cubanos ya más o menos humanos que quedan son los que se marcharon de Cuba hace muchos años. Entre los que se han ido recientemente alguno habrá todavía humano no digo que no y tal vez se recupere al contacto con las sociedades libres pero eso habrá que verlo, vienen infectados. Tengo el máximo respeto por los disidentes que se enfrentan a la pavorosidad reinante, pero son una minúscula minoría y son una anomalía. Payá era un gran hombre, pero una gota en el océano de ruindad de la isla.

Yo entendía apenas lo que farfullaba esa gente ayer en la televisión algo definitivamente precivilizado y algo sin lugar a dudas monstruoso. Lo cubano, si existió alguna vez ya no existe ha sido reducido a un menear de culo perenne y a un farfullar de bestia domesticada bruta y sumisa.

Demos gracias cada amanecer al Dios de la Fuga el único que existe.

2147

4.
Y hablando de indecencias. Richard Blanco. Este mamalonazo va a Cuba y se le pone el culo como un flan al sentir “el espíritu de lo cubano”. Santocielo. “Por donde quiera que vas hay arte” dice arrobado el mamalonazo sin aclarar a qué se refiere yo intuyo que a los enormes negros que pululan por allá. “Todos tenemos reservas de que vengan y dejen el pueblo atrás”, añade a continuación el mamalonazo que ¡cómo no! es anticapitalista a la vista está mientras pasea su gordo culo capitalista bien vestido y alimentado por entre los muertos de hambre esclavizados que lo único que quieren es conseguir una visa para irse a vivir en el odioso capitalismo al que teme el mamalonazo Blanco. “Todos tenemos reservas de que vengan”. ¿De que venga quién, mamalonazo?

Este Blanco leyó un poema en la ceremonia de inauguración de Obama y ahora es famoso. Queda probado que Obama no sabe un carajo de poesía.

En fin que este poeta fue a ver unos campos de caña, dicen, pero no se quedó a cortar caña que los poetas no cortan caña sólo se dedican a sacar partido de los que la cortan. Algún poemita, una beca, un librito publicado en Cuba tal vez.

¿Que cómo sé que el poeta Blanco es un mamalonazo?

Basta verle la cara.

2146

3.
Esto no quiere decir que dejemos de ser enemigos de los Castro. Hay que largarse, naturalmente, porque la libertad es el bien supremo y en Cuba fuera de la cárcel no es posible ser libre. Y una vez a salvo en algún país civilizado, seguir haciendo lo que se pueda para que no se olviden los crímenes de los Castro. Pero sin engañarnos a nosotros mismos. La dictadura no caerá por las buenas. A lo sumo será en el futuro una especie de China (aunque siempre una China muerta de hambre: ni la geografía ni la demografía acompañan), una finca tropical esclavizada y explotada por una familia, los Castro; lo mismo que es ahora, se entiende.

Estamos cada vez más solos, sí. Hemos sido derrotados, cierto. Pero eso no quiere decir que tengamos que perder la vergüenza o comportarnos indecentemente.

Tampoco hay que buscar reconciliación alguna. Lo de la reconciliación es una estrategia del DSE cubano y un invento de los Castro. Una manera de neutralizar a sus enemigos. ¿Por qué habíamos de reconciliarnos con esa gentuza que sigue esclavizando a los cubanos? ¿Reconciliarnos con los asesinos? Nadie le pide a los judíos que se reconcilien con los nazis.

Si alguna vez los castristas se mostraran arrepentidos e interesados en pedir perdón por sus múltiples crímenes, bueno, sería un buen comienzo.

Mientras eso no suceda somos enemigos y así será hasta el final y lo mejor de todo en mi caso aún después.

2145

2.
Obama es un presidente norteamericano. Y un buen presidente norteamericano, además, me parece. Ha sido un poco flojo con los conservadores republicanos, pero aún así ha defendido los intereses de su país bastante bien. Comparado con Bush, un hombre prácticamente analfabeto, Obama es un genio absoluto. Además, y esto para mí es importantísimo, Obama ha matado más terroristas musulmanes que nadie y eso hay que reconocerlo. Los demás han hablado y se han disfrazado de piloto y bravuconeado, Obama ha actuado contra nuestro enemigo. Hay que felicitarlo.

Ningún presidente norteamericano ha hecho nada por la libertad de Cuba ni tenían por qué hacerlo. Tampoco tenían que negociar la libertad de Cuba con los rusos ni perseguir y encarcelar a los cubanos que estaban dispuestos a luchar, es verdad. Pero. Cuando metieron al último soldado cubano (es decir al último cubano que tomó las armas para luchar por la libertad de Cuba) en una cárcel norteamericana, deberían haber salido cien soldados cubanos más de debajo de cada piedra en Miami y New Jersey, pero no salieron.

Los cubanos siempre han preferido vivir bien en Miami o donde sea (lejos del peligro) que sacrificarse y morir por liberar su país y vengarse de los Castro. Nadie me lo discutirá. Honor y respeto para los que lo hicieron. De acuerdo. Son lo mejor de Cuba. Pero lo cierto es que en el exilio millonario cubano nunca ha habido dinero para armas ni para misiles ni para organizar un atentado como se debe para eliminar a los Castro. Se puede hacer. Lo han hecho los israelíes, los chechenos, los palestinos, los irlandeses, en fin un montón de gente.

Que conste, esto no es una crítica. Sólo señalo realidades. Me parece muy bien que los cubanos exiliados prefieran vivir en paz y en libertad lejos de la isla. Es lo más sensato. Es lo que he hecho yo, y lo que recomiendo.

« Anteriores

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011