Estampas

3040

Termino el libro de Leys y enseguida voy a Amazon y me compro un par de libros más de Leys. Hacía mucho tiempo que no entraba en contacto con una inteligencia tan diáfana y certera:

“La exigencia de igualdad es noble y debe apoyarse plenamente, pero dentro de su propia esfera, que es la de la justicia social. No tiene ningún espacio fuera de ahí. La democracia es el único sistema político aceptable; pero concierne exclusivamente a la política, y no tiene ninguna aplicación en ningún otro campo. Cuando se aplica en cualquier otro sitio, significa la muerte, porque la verdad no es democrática, la inteligencia y el talento no son democráticos, ni lo es la belleza, ni el amor, ni la gracia de Dios. Una educación democrática de verdad es la que prepara a la gente intelectualmente para defender y promover la democracia dentro del mundo político; pero la educación, en su propio campo, debe ser implacablemente aristocrática e intelectual, debe estar enfocada sin el menor pudor hacia la excelencia”.

3039

Vemos Médecin de campagne (no me atrevo a poner aquí la espeluznante traducción española) y el inmenso François Cluzet qué actor formidable y queda claro otra vez como si hiciera falta que joyas así (al clavezín podríamos decir) sólo pueden hacerlas los franceses. En España no se puede (demasiado reivindicar y demasiada grasa roja).

Qué lección de mesura, tiempo macerado y destilada desolación. La vida en su pasar siempre despiadado y sin final feliz y ese breve diálogo (más bien monólogo) entre Jean-Pierre y Nathalie, gran momento de humanidad. Y el horror de la Naturaleza bien señalado. Y esos rostros al final encaminados al inevitable atardecer pero llenos de vida y de esperanza.

3038

HIPERCOR. Silvia Vicente. Oil on canvas, 27 × 35 cms.

3037

La lectura me emociona a ratos no lo voy a negar por qué iba a negarlo al tiempo que me colma de una alegría que cae como una neblina es difícil de explicar porque cae no sólo sobre el momento en que leo y me emociono sino sobre toda mi vida y de alguna manera lo sé: cubre toda mi vida esa dicha. Será la del deber cumplido. Y las palabras hermosa y perfectamente ordenadas fijan una época: y unos olores y sabores y unos seres humanos que aún vivos pero hace ya tiempo muertos vuelven.

Cada vez que alguien lea estas páginas sucederá. Albergo esa esperanza. En una medida u otra volverán y hasta yo aunque ya esté muerto volveré quién lo podría negar la literatura es vida prolongada.

3036

Llegan las galeradas de mi libro de memorias, Debajo de la mesa, y esa preciosa impresión de que el suelo se hace un poco más firme bajo mis pies. Un poco más allá todo continúa parejamente gelatinoso y fugaz pero no bajo mis pies firme bajo mis pies. Y aún mejora la cosa pues a medida que leo mi libro me invade la mejor sensación posible: la de no haber escrito mi libro. Pero qué bueno esto, no puedo haberlo escrito yo, pienso.

Y pienso además como puedes ver madre mía no han podido con nosotros y este pensamiento hace que me sienta limpio y triunfal.


Cortesías

3035

España se ha convertido en un país de reivindicadores y ya tal vez la cosa no tenga arreglo. Los muchachos salen de la escuela reivindicadores, no mecánicos ni ingenieros ni médicos ni matemáticos ni químicos o maestros. Así no se va a ningún lado. Cada vez hay menos trabajadores y menos profesionales y menos empresarios o científicos en España el país con más reivindicadores por metro cuadrado del mundo. Como no salga un genio y se las arregle para convertir la reivindicación en algo comestible o vendible se irá todo a la mierda muy pronto sin remedio.

3034

La sedición ya no es lo que era. Esa es la verdad. Antes, hasta la misma palabra sedición venía acompañada de un adjunto heroico, y siempre, claro está, con su natural componente de riesgo. Ya no. Ahora la sedición se ejerce, al menos desde los gobiernos provinciales españoles, como una actividad lucrativa más y no hay sedicioso que primero no se asegure un cargo, dietas, seguro médico, viajes, retiro, y sobre todo un buen sueldo, todo a cargo del enemigo, es decir todo pagado por el gobierno al que piensa derrocar. Sediciosos de pago, es lo que se lleva ahora.

Y hay que ver lo que engordan en cuanto se apuntan a lo de la sedición.

3033

Tengo una gran imaginación es lógico dado mi oficio y el otro día imaginé una reunión en el cubano Palacio de la Revolución o en el G-2 o donde sea que pasó y allí se perfilaba con grandes precisiones la estrategia a seguir para lograr la caída de España. Quiero decir la organización y asesoramiento de los grupos llamados populistas pagados por Cuba (subsidiarias Venezuela e Irán) y como en España existían las condiciones objetivas y subjetivas propiciadas por el partidismo corrupto y de caciques del PP y el PSOE, y como el tribalismo español y los sediciosos catalanes, vascos, gallegos, etcétera abonaban el terreno ya propicio para la invasión fidelista (también llamada chavista, pero no nos engañemos, todo se ha ideado y organizado en Cuba) y la toma del poder en España de una coalición populista (controlada desde La Habana como se controla Venezuela, Nicaragua o Colombia). ¡El primer territorio castrista de Europa!, exclamaba en cierto momento de la reunión Raúl Castro y los presentes estallaban en risotadas. Y no se imaginan ustedes lo vívido y real que en mi imaginación era todo.

3032

En el jardín ayer de domingo familiar pensé en que solemos culpar a Fidel y Raúl Castro de que la isla de Cuba se haya convertido en un basurero de humana iniquidad, de hambre y miseria y de bajeza moral y esclavitud y de crimen y abusos y hasta de degeneración genética (véase el enanismo cubano) y de totalitarismo comunista en fin. Y está bien que así sea. Naturalmente. Pero. A estas alturas ¿lo correcto no sería que toda la familia Castro fuera considerada culpable del horror cubano? La dictadura de los Castro no terminará cuando mueran los dos hermanos a fin de cuentas ya cagalitrosos. La sucesión dinástica está preparada y otros miembros de la familia Castro van asumiendo la dirección del corral en que esa familia ha convertido la isla. La familia Castro es la dueña de la isla (dueña de vidas y haciendas) y la familia se dispone a continuar con el formidable negocio (narcotráfico incluido) que es la dictadura para la familia Castro. Quiero decir que en vez de hablar tanto de las dos momias fundadoras los cubanos deberían empezar a señalar a la familia Castro como máquina asesina. ¿No?

3031

HIPERCOR. Consuelo Ortega. Oil on canvas, 27 × 35 cms.

« Anteriores

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011