Estampas

3307

20 de julio de 2017

Me rindo a la evidencia y opero al perrito. Le evita enfermedades y hace más probable que tenga una vida saludable. Resistí bastante. Pero al final me dije no debes pensar en el perrito como si el perrito fueras tú, si fueras el perrito tu vida no tendría sentido sin perritas. Pero. No eres el perrito. Me sentí mal y bastante culpable cuando lo vi tumbado y trató de incorporarse aún medio anestesiado y las patas le flaqueaban y luchaba por acercarse a mí pero no lo conseguía y me miraba como diciendo qué pasa ¿es que el mundo ha perdido su rutinario esplendor? Me senté a su lado y lo acaricié hasta que se recuperó completamente. Han pasado varios días ya desde la operación y el perrito ha vuelto a ser él y corretea por el patio e irradia vitalidad y tengo que vigilarlo para que no se lama la herida. También se lame el pito con enorme gracia y lo envidio mucho claro está. Si alguien viniera a hablarme ahora mientras el perrito se lame su propio pito de la superioridad humana, me reiría bastante francamente.

3306

19 de julio de 2017

Mi padre era un gran cazador. A veces, no muchas, algún domingo, porque se pasaba la vida trabajando, reunidos alrededor de la mesa los cuatro niños y cediendo a nuestros ruegos cazaba moscas al vuelo. En mi casa siempre había moscas y se posaban naturalmente en la vieja mesa de madera. Vamos Pipo, vamos, decíamos y él nos miraba con cierta socarronería como haciéndose de rogar. Pero sabíamos que no, que le gustaba que se lo pidiéramos. Y quedábamos expectantes e inmóviles y entonces él descansaba todo el antebrazo y la mano sobre la mesa y esperaba a que alguna incauta se posara a su alcance. Cuando sucedía, con un movimiento fulminante la atrapaba la mosca siempre echaba a volar son rápidas las cabronas pero no le servía de nada en el aire la mano de mi padre se cerraba y a continuación colocaba su puño ante nuestros ojos asombrados, y nos brillaban los ojos pero cómo puede cómo lo hace es el mejor qué velocidad y a él también le brillaban los ojos aunque lo disimulaba bajo la sombra de las pestañas: tenía las pestañas largas mi padre. A ver a ver gritábamos nosotros y luego de una estudiada pausa él abría la mano y la mosca medio aturdida salía volando un poco a trompicones entre nuestros alborozados aspavientos. Gran cazador, rey de las praderas y de las junglas, mi padre.

3305

18 de julio de 2017

Una exposición de Baselitz en Bilbao. He visto mucho de Baselitz por ver he visto hasta la gran retrospectiva en el Guggenheim de Nueva York. Es verdad que Baselitz ya no es lo que era. Pero. De todas formas me hubiera gustado ver esta exposición. El problema es que ya no voy al llamado país vasco, fui un par de veces pero me empezó a dar asco el lugar por lo de los etarras y por lo de la complicidad de los vascos con los asesinos y por cómo se burlaban de las víctimas y por cómo han tenido que salir huyendo del llamado país vasco decenas de miles de vascos (siempre que escriba vascos léase españoles: yo sólo reconozco ciudadanos no reconozco entidades sentimentales). Huyendo, decía, de aquel lugar siniestro completamente envilecido por ETA, y por sus cómplices los nacionalistas vascos que no son más que etarras sin pistola.

Ya veré a Baselitz en otro sitio, me digo. Y tan feliz.

3304

17 de julio de 2017

Nadie lo dirá así que lo haré yo: imponer el euskera o alguna otra jerigonza menor y prescindible sobre el español en España no sólo es enormemente estúpido, es criminal. Condenar a los niños españoles que viven en el llamado País Vasco (todos los niños que viven allí) al euskera tribal como primera jerigonza sobre el español planetario es condenar a esos niños a una formación tribal por encima de una formación planetaria. La aldea sobre el planeta, la jerigonza inútil sobre el idioma poderoso, la poción mágica de Obélix sobre la penicilina. Es una actitud suicida y criminal y lo más incomprensible es que el Gobierno español no sólo lo permite sino que lo aplaude y financia.

3303

16 de julio de 2017

Me levanto de madrugada a orinar y ya no veo a la ballena y estoy triste porque creo que no volverá. Cierta vez hablaba con un amigo no recuerdo si fue en el jardín o en las playas andaluzas o fue en una cena qué más da y él decía que sí, que la vida, pero que a veces uno siente como una necesidad de descansar, de apoyar la cabeza y cerrar los ojos y acabar, esas fueron sus palabras, y yo respondía que no que la vida el simple hecho de estar vivo pertenece a una categoría insólita no se puede renunciar a eso por muy cansado que uno esté. Que lo está, no se puede negar. Yo argumentaba aquella vez con la pasión que me caracteriza a favor del seguir vivos, pero hoy de madrugada mirando la oscuridad desde la ventana del baño he pensado que mi amigo tenía razón. Descansar. Apoyar la cabeza, cerrar los ojos al fin.

Estoy arriba en mi estudio escribiendo esto y en el momento justo en que pongo la palabra fin, comienza a sonar abajo en la cocina donde Marta prepara un salmorejo Recuerdos de la Alhambra de Tárrega y de alguna manera toda elucubración sobre la vida y la muerte deja de importar, no sabría explicar por qué.

3302

15 de julio de 2017

En Cuba había corrupción antes de que nos liberaran los revolucionarios y a pesar de esa corrupción a los niños pobres como yo en mi escuela de barrio les daban desayuno gratis y había en el país justicia independiente y elecciones libres y libertad de asociación y de prensa y libertad empresarial y había comida además y la vida era una vida humana normal no una vida ideologizada hasta extremos repugnantes y embrutecedores. Después llegaron los revolucionarios y desplazaron a los corruptos y de paso eliminaron mis desayunos gratis de niño pobre y además eliminaron todas las libertades que existían en la isla y establecieron como se sabe los revolucionarios un régimen represivo y asesino.

Escribo esto por los eructos de izquierdistas culogordos que me han llegado porque ayer dije que es preferible un corrupto a un revolucionario. Pensé, tal vez sea útil explicarles un poco la cosa a estos subnormales. Pero. Enseguida. Bueno. No exageremos tampoco hay que andar explicando tanto algo tan obvio. ¿No?

3301

14 de julio de 2017

La corrupción es uno de los problemas que más preocupa a los españoles. La corrupción va envenenando las instituciones democráticas y aunque en una pequeña medida puede ser tolerable, cuando se convierte como ha sucedido en España en algo común y habitual y hasta aceptado por políticos y sindicatos y sus parasitarios entornos, es algo que hay que combatir con la mayor dedicación.

Sin embargo, los ciudadanos españoles se enfrentan a una amenaza mucho mayor para el sistema democrático y para las libertades que disfrutan. Y esa amenaza es la que encarnan los revolucionarios. Esos que quieren imponerles un país imaginario, justo y unánime y sin ciudadanos ¡pero lleno de compañeros! y el pueblo unido jamás será vencido.

Entre un corrupto y un revolucionario hay que apostar siempre por el mal menor, el corrupto.

3300

13 de julio de 2017

No es sólo que los sediciosos catalanes actúen de forma ostensiblemente racista respecto al resto de los españoles sino que el gobierno español, sus representantes, dan la impresión de aceptar con su actitud y sus declaraciones esta premisa de superioridad tribal ¡la tribu catalana! y se comportan como si los españoles a los que están obligados a defender fueran en verdad inferiores.

3299

12 de julio de 2017

Los sediciosos en Cataluña avanzan a grandes aspavientos, pero ese nacionalfidelismo que tan bien conozco no es para mí lo más interesante. Lo que me interesa verdaderamente, lo que me parece digno de estudio en este enfrentamiento (de un lado la libertad el ciudadano y lo civilizador, y del otro lo tribal, lo regresivo y la sacralización sentimental), es la cobardía y el dejar hacer y la irresponsabilidad del Gobierno español, eso es lo interesante sobre todo porque creo que ya se ha cruzado la línea que separa la irresponsabilidad de la traición.

3298

11 de julio de 2017

Releo a Manuel Chaves Nogales y hablando de la abyección francesa a su vez explica con gran claridad la actual abyección española es decir la actitud española respecto a los procesos sediciosos catalán y vasco y al auge en general de los nacionalismos xenófobos, racistas y provinciales en España: Nunca una catástrofe nacional se ha producido en medio de una mayor inconsciencia colectiva.

« Anteriores

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011