Estampas

2053

El estudio, abril, 2015.

2052

Hoy nuestro Espada habla de la prostitución. Es un tema interesante. Yo creo que la prostitución debe regularizarse y los que decidan dedicarse a ella, por el motivo que sea, han de disfrutar de un marco legal, como cualquier otro ciudadano. Que paguen sus impuestos y tengan los derechos y deberes de cualquier otro trabajador. Más allá de eso, el gobierno debe mantenerse alejado de sus vidas y de lo que hacen con sus cuerpos. En eso consiste la libertad sexual, que es quizás la forma más excelsa en que el ser humano es libre.

No hay moral en el sexo, tampoco en el sexo de pago. Puede haber coacción, abusos, explotación o hasta esclavitud; pero para eso está la policía. Las formas de la transacción pueden ser ilegales, criminales y hasta inmorales, los actos sexuales no.

El sexo sólo es sórdido en la medida en que es sórdida la mirada del que lo observa o juzga. Nada más. El derecho a vender actos sexuales es un derecho amparado por la libertad individual. Y debe ser respetado. El burka impuesto a las mujeres por culturas primitivas o fanatismos religiosos no puede considerarse una manifestación de libertad. Ninguna libertad puede llevar implícita la mutilación de lo humano civilizado. De ahí que el burka sea antihumano (y deba ser prohibido no en lugares públicos sino en todo espacio sometido a la moral de la civilización) mientras que la prostitución es un derecho de hombres y mujeres libres que hay que defender.

No hace falta ningún argumento ético para regularizar la prostitución porque la ética es una convención social y está un escalón por debajo de la libertad individual.

Como no necesita un argumento ético una animalada como el boxeo, por cierto. La gente se mata a golpes en un ring por dinero, y sobre todo porque decide hacerlo.

2051

Y antes de abandonar a los escritores, Goytisolo. Leo esto. Le han dado el Cervantes un premio con 125.000 euros adosados de los contribuyentes españoles a Goytisolo. Y el escritor Goytisolo lo acepta, siempre aclarando claro que no se siente español sino de “nacionalidad cervantina”.

“El Cervantes no lo acojo con ningún entusiasmo. Más bien con cierta zozobra.” La zozobra de los 125.000 euros que deben ser muy agobiantes, supongo. Qué indecencia la del Gobierno Español torturarlo así con esos 125.000 euros. Pobre hombre.

En lo que leo, por otro lado, el redactor va de poético y de metafórico y apenas me entero de algo real de Goytisolo. Por ejemplo. Con quién vive Goytisolo. Vive con “su tribu”, con “los suyos”, dice poéticamente el redactor. Bueno, sí, pero ¿quiénes son? Vive carnalmente, digamos, el escritor con alguno de ellos. ¿Qué piensa el escritor de la belleza masculina marroquí? ¿Tienen que ver sus gustos eróticos con que viva allí y no aquí? Por ejemplo. Son cosas interesantes. ¿No?

Que tiene los ojos “cívicos” Goytisolo, eso sí nos lo dice el redactor.

Y ya han pasado como diez horas y aún me pregunto qué será eso.

2050

Tengo que haber leído el libro de las venas ese de Eduardo Galeano cuando era joven y mi cerebro, que ya desde joven era un cerebro extraordinario, lo borró completamente de inmediato. Como diciéndome: toda esa porquería no te hace ninguna falta. Gracias cerebro mío. He recordado esto porque ha muerto Galeano, gran lameculos de los Castro (y de Chávez) y gran colaborador y cómplice de toda esa chusma comunista asesina cubana y latinoamericana.

Yo a Galeano y a los de su ralea los he visto y los veo como esbirros siempre dispuestos a dar una patada en la cabeza al balsero cubano que huye para que se acabe de ahogar ¡pero qué aguafiestas! y no enturbie su luminoso sueño de escritor revolucionario.

Es una pena que no exista nada después de la muerte porque me gustaría verte frente a esa legión de ahogados cubanos y que alguno de ellos te diera una merecida patada en el culo, Galeano.

2049

Lo que fue mío dije ayer pero eso es también falso, pura cháchara. La ilusión de la posesión es muy poderosa es verdad, pero no por eso deja de ser lo que es: una ilusión. Sin la ilusión de la posesión qué sería de nosotros esto es mío aquello es mío, qué cómico y qué ridículo ¿no? todo eso de lo que es nuestro. Se han conservado gracias al azar mayormente algunas imágenes familiares y ahora no entiendo bien por qué a partir de ellas creo otras imágenes. Y eso es todo.

2048

Creo que estoy pintando cuadros inocentes. Todo lo que se anexa a un cuadro es palabrería el mundo del arte está lleno de cháchara. Esto mismo que estoy escribiendo yo aquí sobre mis cuadros es cháchara también, naturalmente.

Pero. No trato de explicar los cuadros lo que constituye una estafa sino de explicarme a mí mismo qué es lo que sale cuando me pongo a pintar. Ahora trabajo otra vez sin propósito y sin esquema mental no quiero un estilo ni tengo interés alguno en eso que llaman obra. Y últimamente, es lo que trato de decir desde el principio, aparece una especie de inocencia en las telas una inocencia algo fantasmagórica que intuyo que tiene que ver con que estoy pintando lo perdido lo que fue mío y se ha ido. Y en ese camino no sé cómo ha sucedido pero creo que estoy pintando cuadros inocentes. No sé si me explico.

No.

2047

Veo una foto de la cantante Rihanna en la que aparece con la boca entreabierta y saliéndole de la boca y extendido sobre su mejilla un cuajarón de algo que parece semen. Una foto muy bonita que es parte de la promoción de un tema musical. Es todo un progreso y un avance indiscutible de la libertad de las mujeres que una mujer se haga una fotografía así para promocionar su trabajo. Hay que normalizar el sexo y los actos sexuales como no me canso de decir y hay que erradicar la infección de la culpa catolicona y del pecado catolicón de todo lo referente al sexo y a la belleza de lo sexual.

La religión odia nuestros cuerpos hay que entenderlo de una vez.

Más mujeres y hombres comiendo pollas y coños (dos actos que embellecen y ennoblecen a quienes los practican) en las portadas de los discos y en las portadas de las revistas populares y en las televisiones y en las primeras páginas de los diarios. Ha de reconocerse de una vez que el sexo no es decente ni indecente sino un acto que pertenece al rango del comer y que su representación fotográfica y artística es algo hermoso y sano y algo que eleva los niveles de civilización y la categoría moral de nuestra sociedad.

2046

Pinto la cabeza del pintor a los dieciséis años. La pinto de un tirón y me toma tres o cuatro horas más o menos. Y me toma toda la vida naturalmente.

2045

Ahora la pintura se vuelve hacia el pasado y hacia la muerte en consecuencia. Y hacia lo extinguido claro la infancia por ejemplo. Avanzo en la tela de Bernhard niño a la intemperie la época de su abuelo supongo porque se le ve feliz. Pintaré además personajes que han sido importantes para mí como Lydia Cabrera y esas imágenes borrosas de la familia en los años cincuenta y hasta pintaré el niño que fue algún amigo, otra cosa por el momento no me interesa.

Nada se puede recuperar eso no lo dudo, pero se puede construir a partir de algún fragmento que ha quedado una imagen más duradera. Todo intento de eternidad (una palabra que no quiere decir nada) es vano sin embargo un poco más de tiempo eso sí y estar aunque sea en esa forma de vida orgánica extraña que permite el arte un poco más de tiempo eso sí.

2044

A las cuatro y veinte lo miré en el teléfono me levanté para ir al baño. En la piscina del vecino la ballena y le da la luz de la luna plateada. No orino en la taza sino por la ventana sobre las flores del parterre. Tiene algo infantil mear por la ventana y yo todo lo que me haga infantil, naturalmente.

« Anteriores

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011