Estampas

3432

Viernes, 1 de diciembre de 2017

Estoy ordenando el estudio y me está quedando muy bien por cierto y ponía un clavo en la pared para colgar una tinta de Carlos Alfonzo cuando recordé que ahí mismo al pie de la ventana estaba la tarima donde posaban mis invitadas e invitados (el altar la llamaba yo con tantísima razón) y al recordarlo me quedé un momento mirando el espacio ahora vacío y cuánta libertad tuvo lugar en esa tarima las cosas que podría contar pensé, pero no contaré nada porque dudo que ustedes sean capaces de soportar tanta libertad y no quiero que les de una trombosis o algo. Y qué bellos cuerpos en esa tarima, también lo pensé. Tetas, culos, coños y todo bellísimo he tenido suerte en eso lo que me llevaba al lápiz y a la boca siempre de la mejor calidad; y hay que decirlo también pollas muy hermosas en esa tarima sí señor, aparte de la mía quiero decir. Hay feministas que odian las pollas, no todas las feministas odian las pollas, pero algunas sí. No sé cómo alguien puede odiar las pollas con lo bonitas que son las pollas y duras aún más bonitas, hay pocas cosas en la vida más bonitas que una polla dura esa es mi opinión. Se habla mucho y se hace mucha literatura con lo de los atardeceres y los paisajes bellos en general pero donde haya una polla dura que se quite cualquier paisaje de los Alpes suizos, ¿no?

3431

Jueves, 30 de noviembre de 2017

Cuando escaparon más de cien mil cubanos por el puerto de Mariel en 1980 entre ellos había lógicamente algunos buenos escritores, tampoco tantos. Nunca hay muchos. Pero. Los países por pavorosos que sean, véase Cuba, a veces tienen épocas doradas, podría decirse. Cuba la tuvo baste pensar en esa Habana que compartían Lezama Lima, Lydia Cabrera, Carlos Montenegro, Levi Marrero, Fernando Ortiz, Enrique Labrador Ruiz, Virgilio Piñera, Lino Novás Calvo, Eugenio Florit y Gastón Baquero, entre otros. Es algo completamente anormal, lo normal en cualquier país y ciudad es un mundillo de medianías.

Estoy hablando se entiende de Cuba antes de que nos liberaran. Después que nos liberaron ya el panorama fue desolador nada comparable ni de lejos con aquella época de gran fulgor literario de la que hablo.

En 1980, cuando Mariel, la cultura y la literatura cubana habían sido completamente arrasadas y el panorama era un panorama de lameculos escribientes y policías redactores. Sólo en las cárceles o intentando pasar inadvertidos en algún agujero, quedaban escritores que pensábamos que la literatura es algo más que lamer culos, y esos aprovechamos la ocasión para largarnos. Ya a salvo fuera de la isla, nos reunimos (más o menos) en torno a Reinaldo Arenas y a otros escritores venidos por esa época. No había inmigrantes entre nosotros, sólo exiliados políticos, y si tuviera que aventurar algún rasgo común diría que compartíamos una gran furia.

Con el tiempo, estos fugitivos que se negaron a ser lameculos castristas y que escogieron el exilio y la libertad, escribieron algunos buenos libros.

Sería interesante reunir esos buenos libros en una colección, y que así queden, para los lectores futuros, si es que se lee en el futuro. A veces pienso que unidos de alguna manera esos libros se iluminarían unos a otros e iluminarían una época y juntos serían más poderosos tal vez.

3430

Miércoles, 29 de noviembre de 2017

Voy al médico porque últimamente he sentido cierta ansiedad he estado algo ansioso. Mi madre padecía ansiedades y depresiones y es posible que algo heredara yo. La psicóloga poca cosa cerebralmente cómo puede ayudarme a entender algo de mi cerebro una persona mucho menos inteligente que yo, pienso, mientras conversamos. Está muy buena eso sí, la doctora. Joven y compacta con unas tetas duras y un culo redondo y como de piedra (parece una levantadora de pesas o una boxeadora o una de esas negras velocistas norteamericanas, pero es, ay, blanca, en qué mundo imperfecto vivimos). Regresaré, porque es un gusto mirarla mientras le doy un poco de conversación. Aunque. Probablemente en vez de disminuir aumente mi ansiedad al no poder tocarle las tetas y en general su cuerpo musculoso y ahora que lo pienso masculino: esa ambigüedad sexual es lo que me hará volver con toda seguridad.

3429

Martes, 28 de noviembre de 2017

Para Fernando Vallejo.

El fútbol es una actividad propia de chimpancés, no hay actividad cerebral en nada relacionado con el fútbol da igual lo que escriban los intelectuales y gente así sobre el fútbol los intelectuales y gente así viven mayormente de aderezar con palabrería cualquier estupidez simiesca. Si cuando escribes no molestas o insultas al menos a un número considerable de gente qué sentido tiene escribir. No hay vida inteligente en el fútbol. Y como hablo de fútbol me viene al cerebro (al segundo) el periodista Jabois y el otro día por cierto me di cuenta de que los periodistas como Jabois escriben con la barba y si les quitas la barba no queda nada. En el mundo de los intelectuales y gente por el estilo ocurre con frecuencia la barba lo es todo.

3428

Lunes, 27 de noviembre de 2017

Todo es carne (físico) no sé por qué cuesta tanto trabajo entender esto. No hay nada fuera de la carne (de lo físico). Ya sea en su versión eléctrica sináptica química etcétera o en su versión células, carbono, glucosa, proteínas, aminoácidos, etcétera. He escrito bastante sobre el asunto cuando escribo de sexo como es lógico porque me he propuesto desmoralizar el sexo y hacerlo lo que es: una actividad alimenticia y lúdica como comer o beber una actividad fisiológica como mear o cagar actividades tan necesarias y placenteras. Sin embargo el personal humano en general se obstina en reducir lo sexual (¡lo físico!) a una segunda categoría por detrás de lo llamado espiritual (que no es más que una invención de nuestro cerebro) y por detrás de el amor, que no es más que un acontecimiento químico, un producto de la carne (de lo físico) a fin de cuentas. Todo es carne. Y tu éxtasis cuando te la chupan o tu adoración por el olor del coño de alguien es el amor y el espíritu tanto como lo es mirar embelesado sus ojos y lo que sientas estando enamorado. Todo es carne, ya no tengo manera de decirlo.

3427

Domingo, 26 de noviembre de 2017

“Lo del sexo inesperado es de lo mejor que puede pasarte en la vida. Tú estás leyendo, o terminando de comer y ella se acerca y te dice: quiero una mamada. O se acerca y se mete la mano bajo la falda y después te pone los dedos en la nariz y pregunta con la carita ya esponjada: ¿A que huele rico? Y vaya si huele rico.
Una mujer que te diga esto o que te haga esto, cuídala, pues está en la cúspide de la evolución femenina y tú, qué puedo decirte, tú vives en el puto paraíso.”

De sexo, (Hypermedia 2017).


Comprar en USA, aquí

Comprar en España, aquí

3426

Sábado, 25 de noviembre de 2017

Comienzo a leer el Fafka de Reiner Stach en la hermosa edición de Acantilado. Cómo me gustan estos libros inmensos miles de páginas me meto en estos libros de la forma más intensa y total posible y a veces leyéndolos consigo lo que más me interesa desde hace algún tiempo: salir de aquí. La vida siempre termina mal pero ¿tiene todo que ser tan ruin? Digo esto en parte porque estoy escribiendo un artículo sobre la política barcelonesa y catalana llena como se sabe de gente ruin y abyecta y además analfabeta lo que a mí me molesta particularmente. Ladrones, miserables, comunistas, subnormales, fidelistas, chantajistas, oportunistas, racistas, canallas, parásitos profesionales y gentuza de esa y de hasta peor calaña son las que gobiernan o aspiran a gobernar. Hay gente decente no mucha pero hay es verdad sin embargo los votante parecen preferir a la chusma y me pregunto mientras escribo si no se sobrevalora sin razón alguna a los votantes cuando los votantes prueban cada vez que pueden que prefieren ser gobernados por ladrones y parásitos y analfabetos y demagogos y por gente ruin y por chusma en general ¿y eso no prueba que una enorme cantidad de votantes son también chusma? Pregunto.

3425

Viernes, 24 de noviembre de 2017

Ayer, qué gran noche, encuentro un western ¡de siete horas! Muy bien escrito y filmado además, casi hermoso a veces los jinetes en las planicies doradas y el polvoriento patio donde una mujer bellísima alza un rifle como el instrumento sexual que es (no se ve lo suficiente en los western este tipo de cosas). Todo me recuerda los crueles ambientes y los personajes ríspidos, sexuales y atormentados de Oakley Hall, lo que aumenta considerablemente mi disfrute.

Imaginen la escena, que se repetirá hoy: yo bien comido y bebido instalado en el sofá la manta sobre las piernas el perrito la cabeza en mi muslo y afuera por la ventana la noche como un hierbazal. Y ahí enfrente diciéndome entra muchacho entra un western musculoso ondulado violento y veraz con su héroe atormentado y su bellísima ramera y todo. ¿Quién dijo que la felicidad es difícil, quién?

Hablo de Godless y se las recomiendo mucho.

Almudena, amiga, toma nota.

3424

Jueves, 23 de noviembre de 2017

Voy por los espejos parisinos del poeta Irazoki y digo parisinos porque estas prosas no podían haberse escrito en ninguna otra ciudad. Bueno. En Lisboa, tal vez, ahora que lo pienso. Son ciudades musicales por eso lo digo. Irazoki ama la música y se nota en lo que escribe y en la manera que tiene su escritura de meterse en los intersticios de la vida como sólo la música puede porque la música es sobre todo agua, ¿no? Me decía Lydia Cabrera allá en Miami hace muchos años que la inteligencia es una forma de la bondad. No sé si esto es cierto, tengo mis dudas, pero leyendo hoy a Irazoki sí que creo que la escritura puede llegar a ser una forma de bondad.

Son cerca de las cuatro de la tarde y afuera hay una luz llena de pequeñas mordidas y llena de una saliva sonora.

3423

Miércoles, 22 de noviembre de 2017

Termino de leer Sin destino y me quedo un rato mirando por la ventana y considerando el hecho extraordinario de que una novela sea (quiero decir contenga, diga, exprese o exponga o haga sentir de alguna manera) el horror de los campos de exterminio nazis de forma más poderosa, según mis lecturas, que libros de memorias sobre el mismo tema. Kertész estuvo allí en esos campos muy joven un adolescente y sobrevivió, pero escogió para contar su experiencia escribir una novela. El poder del texto de ficción y su eficacia para explotar un territorio que parece corresponder naturalmente, podría decirse, a la escritura memorística, me ha sorprendido. Y luego está el final, tan honesto que se vuelve antinovelístico y fisiologicamente real y verdadero.

« Anteriores Más recientes »

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011