3943

Miércoles, 8 de mayo de 2019

Una de mis verduleras está embarazada y no me había dado cuenta pero de pronto me enseña la barriga y me dice ¡siete meses! y ahora que me fijo es verdad tiene los labios más esponjosos y qué decir de las tetas que las tenía gordas pero ahora son un desbordamiento no sé si tendrá que ver con la preñez o es pura anticipación: las tetas suelen hacer esto anticiparse a los hechos. Otra cría, dice mi yo fatalista pero no le hago caso qué más da uno más somos ya trágica legión. Compro mis naranjas y mis mandarinas y es tiempo otra vez de paraguayos a la vida qué más se le puede pedir que dulces paraguayos de temporada (es un decir). Porque ahora mismo le pediría a la vida que mi verdulera me enseñara las tetas. Pero la vida no es lo que debería ser como no me canso de repetir. Así que. Mami cóbrame, es lo que le digo. En qué mundo miserable vivimos.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018