3857

Domingo, 10 de febrero de 2019

¿Sienten ustedes de vez en cuando una sensación de acabamiento? Yo sí. No es una sensación desagradable no me produce ningún desasosiego desemboca en un gran descanso. Es como si en el estruendo de mi cerebro que nunca cesa y que llega a resultar agotador se abriera cada cierto tiempo una puerta a un lugar silencioso donde el estruendo de mi cerebro se apacigua un lugar inescapable y definitivo pero de alguna manera, de ahí que no me inquiete o atemorice, maternal. Y eso es lo que más me asombra y me desconcierta cuando esto me pasa que ese lugar al final de todo en mi cerebro sea maternal.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018