3837

Lunes, 21 de enero de 2019

Me acuesto muy tarde y eléctricamente intranquilo y sueño con unos seres como de porcelana seres bruñidos de forma humana algunos otros más equinos por decir algo unos animales medio humanos más bien. Estoy allí entre toda aquella materia incorruptible pero nada que ver con dioses ni nada de eso todo es tecnológicamente apolíneo. Trato de darles una pista sobre lo que vi en ese lugar en el que estuve mi cerebro estuvo quiero decir. Pero. Si estuvo mi cerebro estuve quién puede negarlo ¿no? He tenido otras veces este tipo de sueño antropomórfico e inmaculado y siempre recuerdo poca cosa pero una vivísima sensación de plenitud conectada a la materia del sueño sí que me queda y a veces alguna imagen aislada y poderosa en este caso la de un ser muy grande y de hechuras nunca vistas que caminaba a mi lado entre un crujir de cristales e innúmeras luminarias y la luz ardía a su paso y mi amado furor la precedía.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018