3794

Jueves, 6 de diciembre de 2018

Algunas cosas no me gustan de VOX y de su líder Abascal, por ejemplo su posición sobre el aborto. O su tendencia a hablar antes de conectar el cerebro, como cuando dijo que había que deportar al chavista Echenique. Debería enterarse Abascal de que España no deporta ciudadanos españoles. No mientras España sea una democracia. Si Abascal pusiera ante todo la ciudadanía, que es el mayor logro de la Civilización (no el patriotismo), nos quedarían una persona, y un partido, mucho más modernos. Me gusta, sin embargo, la firmeza de Abascal y su partido ante los enemigos de la democracia española: la tribu vasca y catalana y los comunistas de Podemos y sus anexos. Y me agrada especialmente la propuesta de Abascal de abolir las autonomías e ir desde ahora mismo recuperando las competencias de educación y sanidad. Las autonomías españolas incentivan y promueven el tribalismo, y deben suprimirse. Esa propuesta de Abascal y su partido sobre las autonomías me parece fundamental. Y aún hay otra cosa que me gusta mucho de Abascal, que vaya armado. Abascal sufrió acoso y persecución etarra e iba armado porque estaba amenazado de muerte. Me parece una decisión excelente, que habla muy bien de Abascal.

Qué diferente hubiera sido la historia de los crímenes de ETA si aquellos a los que mató hubieran ido armados y los asesinos llegado el momento de ejecutar su crimen se hubieran encontrado frente al apolíneo cañón de una pistola. Qué diferente.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018