3790

Sábado, 1 de diciembre de 2018

Ayer presentamos, el amigo Sergio Campos y yo, el libro de Enrique Castro Delgado. Hablamos de la violencia, del hambre, de la delación, es decir hablamos del comunismo. Público inteligente y leído, que se agradece. Después nos fuimos a cenar al Gresca. Hay una barra nueva, muy bonita, y han hecho cambios en el menú. En el Gresca se come muy bien, platillos sorprendentes pero uno tiene que comer mucho pan y en un restaurante tan caro eso no está bien. Antes servían un arroz con bacalao fabuloso y el menú en general era más realista, ahora el menú se ha hecho más abstracto y se le notan las ganas de artistear. El resultado es un pollo crudo antes de los postres, lamentable. Los vinos tremendos, sobre todo el primero, como es tradición. La compañía insuperable. La noche ejemplar.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018