3653

Viernes, 13 de julio de 2018

Con lo de la señora Calvo, he recordado que una vez le saqué la polla de la boca a una vasca. Le dije No. Porque se puso a hablar de que había ido a Madrid y en el balcón del hotel estaba la bandera española y ella qué asco yo soy vasca, dijo. Como comprenderán no podía dejar que me la chupara semejante patriota vasca y le dije, No. Y se la saqué de la boca. Protestó un poco, eso sí. Pero mi polla apátrida (pero a fin de cuentas española), no podía meterla ahí, lo comprenderán ustedes.

Me gustaría saber, si aquello hubiera constituido hoy un delito. Para empezar, ella no me había dicho Sí expresamente. Yo me di cuenta de que la señora estaba muy caliente y ansiosa y quería meterse mi polla en la boca y por eso le metí la polla en la boca. Ya sé que ya por ahí merezco estar en la cárcel. Pero. En realidad lo que me interesa saber es si, en un caso como este, decir No también se consideraría agresión sexual porque de alguna manera fue agredir sexualmente a la mujer etarra, digo vasca, sacarle la polla de la boca.

¿No?

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018