3650

Martes, 10 de julio de 2018

Uno de los mayores peligros que enfrenta el periodismo español de hoy es el ChochoQueTodoLoVe. Una especie de animalito orwelliano, pero en chocho. Un Ojo que está en todas partes y todo lo ve, pero en chocho. Yo mismo, que hace muchos años que no permito que nada ni nadie mire por encima de mi hombro mientras escribo, a veces también siento su poderosa presencia. Es un ChochoOjo siempre severo. Siempre lleno de telarañas por falta de cualquier otro uso que no sea la defensa de la dignidad chochal. Siempre vigilante, siempre atento a la menor infracción cometida por los machos y el género masculino en general contra el ChochoSacro y contra el género femenino. Es raro ya encontrar un artículo que no haya sido escrito teniendo en cuenta y bajo la mirada amenazante del ChochoQueTodoLoVe.

A mi me inspiran mucho a la hora de escribir (y a todas horas) los chochos alegres y retozones y creo que los chochos alegres y retozones producen un gran periodismo y veo con gran inquietud como el ChochoQueTodoLoVe al abjurar de toda libertad y de toda alegría hace peligrar la independencia y la salud misma del periodismo español.

Y eso es lo que quería decir.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018