3345

5 de septiembre de 2017

La llamada soberanía de los pueblos es una estafa, no nos dejemos engañar. Hay sociedades superiores, más civilizadas y si esas sociedades se hacen cargo de otras más primitivas e incivilizadas, es lo mejor que puede pasar. Véase Hispanoamérica gracias a Colón, gracias a los españoles. Todo hispanoamericano debería todas las mañanas al levantarse dar gracias a Colón. Ninguno de nosotros existiría sin Colón. Cuba es un buen ejemplo del carácter siniestro y a fin de cuentas fecal de la llamada soberanía de los pueblos. Mientras estuvo gobernada por España o tutelada más o menos por USA, la isla progresaba, en cuanto cayó en manos indígenas, es decir cubanas, en nombre de la llamada soberanía de los pueblos, todo se malogró. Más de medio siglo de dictadura y de hambre y abyección es lo que nos ha traído la llamada soberanía de los pueblos. Siempre lo digo, ay, si en 1762 se hubieran quedado los ingleses, ay, si hubieran ganado la guerra los españoles, ay, si se hubieran quedado los norteamericanos y hubieran convertido la isla en territorio norteamericano o al menos en estado libre asociado o lo que fuese. Ahora seríamos libres y prósperos bajo tutela norteamericana y viviríamos en paz. Esto nadie con cerebro puede negarlo.

Cuando alguien en el lugar donde vivas empiece a hablar de la soberanía del pueblo, ármate, o comienza a hacer las maletas.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011