3302

15 de julio de 2017

En Cuba había corrupción antes de que nos liberaran los revolucionarios y a pesar de esa corrupción a los niños pobres como yo en mi escuela de barrio les daban desayuno gratis y había en el país justicia independiente y elecciones libres y libertad de asociación y de prensa y libertad empresarial y había comida además y la vida era una vida humana normal no una vida ideologizada hasta extremos repugnantes y embrutecedores. Después llegaron los revolucionarios y desplazaron a los corruptos y de paso eliminaron mis desayunos gratis de niño pobre y además eliminaron todas las libertades que existían en la isla y establecieron como se sabe los revolucionarios un régimen represivo y asesino.

Escribo esto por los eructos de izquierdistas culogordos que me han llegado porque ayer dije que es preferible un corrupto a un revolucionario. Pensé, tal vez sea útil explicarles un poco la cosa a estos subnormales. Pero. Enseguida. Bueno. No exageremos tampoco hay que andar explicando tanto algo tan obvio. ¿No?

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011