3301

14 de julio de 2017

La corrupción es uno de los problemas que más preocupa a los españoles. La corrupción va envenenando las instituciones democráticas y aunque en una pequeña medida puede ser tolerable, cuando se convierte como ha sucedido en España en algo común y habitual y hasta aceptado por políticos y sindicatos y sus parasitarios entornos, es algo que hay que combatir con la mayor dedicación.

Sin embargo, los ciudadanos españoles se enfrentan a una amenaza mucho mayor para el sistema democrático y para las libertades que disfrutan. Y esa amenaza es la que encarnan los revolucionarios. Esos que quieren imponerles un país imaginario, justo y unánime y sin ciudadanos ¡pero lleno de compañeros! y el pueblo unido jamás será vencido.

Entre un corrupto y un revolucionario hay que apostar siempre por el mal menor, el corrupto.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011