3274

17 de junio de 2017

Antes, cuando hablaba con mis amigos españoles (con los inteligentes) de Estados Unidos la idea de Estados Unidos era siempre la de la superioridad moral. Con todas las reservan que quieran, con todas las estupideces y salvajadas de rigor, pero la superioridad moral y la defensa de la libertad y la democracia en el mundo. Eran los que habían hecho renunciar a su presidente ¡por mentir!, los que habían salvado a Europa de sí misma, los que habían derrotado el comunismo, los de la justicia independiente y todo eso. El país de acogida el refugio y el baluarte de la democracia. Ahora, con el ascenso del Subnormal Anaranjado, todo eso ha cambiado. Y uno siente una gran vergüenza. Ahora a cualquier cosa positiva que se diga sobre Estados Unidos corresponde un pie de vida demoledor: pero han elegido presidente al Subnormal Anaranjado. Y ante eso uno no tiene otro remedio que bajar la cabeza y callar. Lo peor del Subnormal Anaranjado presidente es que destruye la idea de la superioridad moral de los Estados Unidos faro de libertad y la idea de Estados Unidos tierra prometida que tanto esfuerzo tanto trabajo y tanta sangre le había costado a Estados Unidos merecer.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011