4403

Domingo, 30 de agosto de 2020

Eros y política (José Luis Rodríguez Zapatero)

En el eros político español sólo hay un Gran Zanguango y es el señor Zapatero. Y digo más. En todo el mundo no hay un Gran Zanguango como el señor Zapatero. Esto se debe a que el señor Zapatero es el único caso conocido de zanguanguanismo maligno. Y un zanguango maligno se da muy raramente. Viene a ser como un gorila blanco o una cebra sin rayas. Nadie se extrañe de que el señor Zapatero tenga hasta su propio himno.

Algunos se alarman porque un hombre así haya llegado a la presidencia de España. Pero. Es lo más natural. El llamado Pueblo español es básicamente un Pueblo de zanguangos. Y no hay nada que guste más a un Pueblo así que ver a uno de su pelaje y condición al mando. Sólo superan al pueblo llano en adoración al Gran Zanguango maligno español los artistas, escritores, periodistas y gente por el estilo.

Dicen las malas lenguas que el señor Zapatero ha sido nombrado lameculos oficial y oficioso de la dictadura venezolana debido a que el DGI cubano (Departamento General de Inteligencia) tiene en su posesión videos comprometedores de Zapatero en compañía del famoso Bartolo Tres Patas. Pero tales afirmaciones no son más que infundios. Lo cierto es que el señor Zapatero no necesita que lo chantajeen para ser lameculos oficial y oficioso de la dictadura venezolana. Es un chavista de corazón.

El señor Zapatero trae a la política española el Gran Zanguango el zanguanguanismo maligno venerado por el Pueblo y adorado por artistas intelectuales y gente por el estilo trae el chavista de corazón y, como si fuese poco, trae al zanguango con himno.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2019