4306

Domimgo, 17 de mayo de 2012

Eros y política (Mercedes Milá)

Nunca pensé que llegaría a ver a una mujer con encía doble. Pero he quedado maravillado con una foto de Mercedes Milá en las que luce precisamente dos filas de encías. O tal vez sea una encía desdoblada. Cómo saberlo. Parece algo natural no una prótesis y eso es lo más asombroso. He estado meditando sobre si esto podría atraer a alguien eróticamente y no he llegado a una conclusión definitiva. Mercedes Milá es el tipo de mujer que en la isla pavorosa decimos que nunca tuvo quince. Lo que significa que siempre ha parecido, posiblemente de nacimiento, una gallina desplumada.

Nunca he visto un programa de la señora Milá en televisión, pero he echado un vistazo y parece que era y es una figura típica del rojerío burgués español y un personaje muy popular. Una famosa. Estrella de programas de embrutecimiento, que se conocen en España como programas de entretenimiento. Televisivamente, España es un estercolero siniestro, así que tampoco debe extrañar a nadie que alguien con ese aspecto de ave de corral desplumada, sea una estrella televisiva en España.

Claro, ser una estrella de televisión, un famoso, en España, eleva a cimas envidiables las posibilidades eróticas de cualquier humano. La chusma adicta al tipo de programa de estas famosas estrellas de televisión suele ser mayormente de anchas tragaderas y capaz de ayuntarse con cualquier famoso que se ponga a su alcance.

La señora Milá trae a la política española el típico rojerío burgués pero catódico la doble encía (o tal vez la encía desdoblada) la gallina desplumada pero famosa y estrella televisiva lo que asegura en cualquier caso una vida sexual variada pintoresca y con la mayor probabilidad, ubérrima.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2019