4137

Sábado, 30 de noviembre de 2019

Eros y política (Marta Vilalta)

La señora Vilalta tiene cara de máscara mexicana del Día de los Muertos. Ahora bien, el erotismo relacionado a la muerte y a asuntos necrofílicos tiene mucho predicamento desde tiempos inmemoriales y hay mucha gente que encuentra incentivo sexual en ese ámbito que une de cierta manera la muerte y el placer sexual, ámbito, por cierto, del que habló tantas tonterías Bataille. Añadan a este aire necrófilo un cerebro monocelular catalanista chavista tribal e iremos teniendo una idea de lo que aporta la señora Vilalta al erotismo político español.

Sin embargo, de cuerpo la señora Vilalta nada tiene que ver con la fatal extinción física, sus ritos, y la consecuente putrefacción todo lo contrario la señora Vilalta posee un cuerpazo como se dice lleno de buenas curvas, delicadas y proporcionadas y carnositas y creo que hay que darle un ocho en una escala de uno a diez e incluso esa puntuación podría subir si tenemos en cuenta el pasmoso contraste entre cara y cuerpo de la señora Vilalta. Ese contrapunteo entre la tenebrosidad algo zombi y demacrada y hasta vampírica de su semblante y la exquisitez de su cuerpo orlado de belleza, cuando la señora Vilalta se halle inmersa en los trajines del placer, será estoy seguro de un extraordinariamente atractivo, irresistible tal vez.

La señora Vilalta trae a la política española algo necrófilo pero lascivo qué combinación y un cerebro monocelular a lo chavista y a lo komsomol que no consigue opacar su atractivo de película de zombis que como todos sabemos están muy de moda.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2019