4123

Sábado, 16 de noviembre de 2019

Eros y política (Bea Fanjul)

Tal y como existe un lenguaje recto existe una belleza recta. Es muy difícil (imposible) describirla, yo recomendaría pensar en una espada. Lo esbelto y lo letal, lo dulce y lo cortante al fin reunidos. Belleza recta. La más rara de las bellezas. No es una belleza fácil claro está, es una belleza de natural poco erótica, por lo infantil, y es una potala para lo sexual, a mi modo de ver, en la mayoría de las mujeres donde uno cree descubrirla. Pero. Hay casos muy especiales como el de la señora Fanjul, que difuminan y licuan y entibian el espacio limítrofe entre lo aniñado y lo lúbrico y carnal. El sexo es por naturaleza amoral, y depravado en el mejor de los casos. No hay lirismo en el sexo ya sé que el mundo está lleno de poesía lírica amorosa pero la llamada poesía lírica en general y amorosa en particular y su proliferación de pechos como cervatillos no es más que una muestra de la disfunción eréctil que asola el mundo literario y sobre todo el mundo de los poetas. La belleza recta es la que se ofrece pletórica de libertades y de placeres plenos al tiempo que ratifica un rango moral. La belleza recta es el Unicornio del mundo erótico y ese Unicornio en España lo cabalga Bea Fanjul.

La señora Fanjul trae a la política española la joya de la corona del erotismo español y una sexualidad que promete a quien le permitan disfrutar de ella la fabulosa visión de un Unicornio que atraviesa como una brisa salutífera el hediondo barrizal político español.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2019