23 enero 2008

T.viene a posar. Hay islas de luz y tiene los pechos más llenos que la última vez. Y la mirada más infantil si eso fuera posible. La piel suavísima. Y esa expresión entre triste y musical. Veremos si con colores se puede preservar un poco de toda esta vida.



Un escritor exiliado

·

© Juan Abreu, 2006-2018