Estampas

4040

Sábado, 24 de agosto de 2014

Me divierto mucho bajo los manzanos con nuestro primer Espada que arremete contra los perrunos y sus perros y alaba a un niño ¡que planta cara a la vida! Hay un argumento definitivo a favor de los perros: nunca dejarán de ser perros. No como los niños que se convierten en hombres. Esa manada cada día que pasa más lamentable más peligrosa y más esperpéntica. Es decir que ningún perro terminará siendo Pablo de Tarso, Mahoma, Hitler, Iñaki de Juana, Fidel Castro, Pol Pot, Mao, Zapatero, Dolores Ibárruri, Franco, Carrillo, Jordi Pujol, Beria, Videla, Mengele, Stalin, Sabino Arana, Lenin, Perón, Vasily Blokhin, Idi Amin, Leopoldo II de Bélgica, Otegui o Jack el Destripador. Necesitamos más perros y menos niños es algo evidente. ¿No?

4039

Viernes, 23 de agosto de 2019

Leía en Francia bajo los manzanos el ensayo de George Steiner La idea de Europa por tercera vez creo. Es un tema que me interesa mucho Europa. Steiner es un humanista y como todo humanista es un hombre ingenuo. Ya en 1969 dijo Steiner la verdad definitiva sobre Europa: “Europa se suicidó al matar a sus judíos”. Después, dedicó su vida de gran humanista y de sabio a proclamar la idea de Europa. En su apasionante ensayo, Steiner defiende lo que para él es la atmósfera cultural y moral esa luz ilustrada europea y lo hace con entusiasmo. Pero. Al final señala las condiciones que han de cumplirse para que Europa y la idea de Europa sobrevivan. Y. Ninguna se cumple ni se cumplirá.

Europa se suicidó al matar a sus judíos es verdad y lo que nos queda es su fantasma.

4038

Domingo, 18 de agosto de 2019

Cavila nuestro Espada hoy sobre los separados y los separatistas y Pla y Tarradellas y aledaños esos artículos articulados y cultos y profundos de nuestro Espada. Pero. Creo que en esos meandros históricos de hombres grandes y buena literatura lo que hay es catalanismo siempre catalanismo y ante todo catalanismo, es decir balido tribal. El problema de los catalanes y los españoles (literatura al margen) es que los catalanes se sienten superiores y mejores y distintos porque pertenecen a la tribu catalana. Todo lo que ha pasado y pasa en Cataluña hunde sus raíces en la ciénaga tribal. Lo de la xenofobia es un intento de suavizar la realidad racista tribal. En lo tribal no hay matices cuando se va a lo fundamental: perteneces o no a la tribu y si no perteneces eres de una tribu inferior. Lo que le permite a Pla hablar de charnegos en su obra no es que fuera un separado sino que pertenecía a la tribu catalana. Es cierto que: “Hay una decisiva distancia entre el refinado desdén del separado y la vulgaridad agrícola del separatista”; pero ambas se producen y son posibles en el mismo marco mental tribal. Las tribus son un obstáculo a derribar en el camino ciudadano. Un ciudadano español (los únicos que existen en España) ha de ser ciudadano español primero y al margen de tribus (folclores aparte). Lo demás es atraso e infección anticiudadana. Todo catalanismo es por naturaleza antiespañol (lo castellano y su lengua muerta es otra forma tribal, se entiende).

Ah, y antes de que se me olvide, lo de la lengua materna no es más que una forma de sensiblería barata y de latido tribal.

4037

Sábado, 17 de agosto de 2019

Mi verdulera rubita y rubicunda y como más rellenita y suculenta me dice que le dijo al novio: ¡Cómemelo! Y. Eso es por tu libro, añadió inmediatamente y qué sonrisita linda se le puso. Me he liberado. Ese libro debería ser lectura obligatoria para la juventud española, pero, vivimos hundidos en la mediocridad y la estupidez y la hipocresía y el sinsentido. Esta muchacha ha tomado el mando de su placer sexual gracias a mi libro y se ha hecho más libre y fuerte y dichosa en consecuencia y para mí es como si el mundo fuera un poco mejor qué bien me siento.

4036

Viernes, 16 de agosto de 2019

He visto la serie The Deuce, que les recomiendo mucho, y hay una escena grandiosa en la que un chulo abusa de una joven prostituta y el encargado de la cafetería un hombre negro grande y gentil cansado de los diarios abusos que presencia de parte de este chulo saca una pistola de detrás de la barra y le pega un tiro. El chulo de la serie me tenía tan cansado como al encargado de la cafetería así que me alegré mucho de que lo liquidaran. Qué maravilla, me dije. La policía en la serie también abusa de las putas y cobra comisiones de los puteros y la corrupción es rampante es el NY de los años setenta la serie se ocupa del nacimiento de la gran industria porno norteamericana y la pobre prostituta no podía esperar Justicia no tenía la menor oportunidad de que se le hiciera Justicia. Pero. Gracias a ese negro grande y gentil de la cafetería se hizo Justicia.

Es lo que tiene la ficción que suele ser más justa menos hipócrita y menos almita moralista regocijada a costa del sufrimiento de otros que la llamada realidad.

4035

Jueves, 15 de agosto de 2019

Plácido Domingo es un hombre al que le gustan las mujeres, y que hacía lo posible por meter en su cama a las que le gustaban, no tiene que pedir disculpas por eso. Esa cartica suya cobardica, muy mal. No hay nada delictivo en tratar de acostarte con las mujeres que te gustan. ¿Lo del Poder? Bueno, tiene dos vías. Los hombres poderosos (a veces) usan el poder para conseguir sexo. Las mujeres usan el sexo (a veces) para ascender socialmente o para avanzar su carrera a costa de hombres poderosos. No veo nada malo en eso. Cosas de la Evolución. ¿O es que ahora los bajitos van a empezar a denunciar a las señoras que los rechazaron porque las mujeres los prefieren altos por impronta evolutiva? ¿Forzó el señor Domingo a alguna de sus acusadoras para acostarse con ella? Parece que no, por lo que se sabe. ¿Violó a alguna? No lo parece. El señor Domingo era algo agresivo en sus coqueteos eróticos. Tal vez. Pero eso no es un delito. Ahora bien, si Domingo usó su fama y prestigio y el poder derivado para truncar o perjudicar la carrera de alguna mujer que lo rechazó, eso haría al señor Domingo un personaje moralmente despreciable. Pero no un criminal que merece el ostracismo profesional.

Lo único despreciable hasta ahora en este caso es la campaña de descrédito desatada contra el señor Plácido Domingo por las feministas chochotristes.

4034

Miércoles, 14 de agosto de 2019

Eros y política (Dolores Delgado)

La señora Delgado se hizo famosa por el Marlaska maricón en unas deliciosas cenas entre presuntos delincuentes y espías a las que acudía la señora Delgado, ahora ministra ¡de Justicia! A mi todo ese ambiente conspirativo y espeso de varones que diría Edmundo Rivero y de hembras malhabladas me gusta mucho. En ambientes así el escozor carnal está en el aire y se respira como quien respira un afrodisiaco o como quien bebe un gordo brebaje. Es una suerte que se haya hecho público que la señora Delgado llamaba maricón al señor Marlaska Ministro ¡de Interior!, es el tipo de acontecimiento que produce un enmorcillamiento nacional quiero decir que se la pone morcillona al ciudadano común al hombre de la calle. Como yo, que desde que lo del maricón al señor Marlaska en esas cenas salvajes y felizmente emponzoñadas a las que era asidua la señora Delgado, veo a la señora Delgado con otros ojos. Ojos más lúbricos.

La señora Delgado tiene tipo de chuchera arpía que es como una mezcla de guaricandilla y Mata Hari, una confluencia arrebatadora quién podría discutirlo. La señora Delgado no se arregla como debería lleva el pelo estilo mopa deshilachada pero si se emperifollara a lo mujer fatal sería de las féminas más sexualmente atractivas de la política española. Es un diamante en bruto (o una bruta sin más, dirán sus enemigos), pero háganme caso que la agarre un estilista y le sombree los ojos estilo noche maleva y la boca de un rojo muñeca brava y ya me dirán.

Dolores Delgado trae a la política española la cena arrabalera con maricón adjunto, la bad girl de taberna de puerto y la torcida belleza de la mujer que brilla en ambientes espesos y en ellos gana ese fulgor de felación casual de la sexualidad más acendrada.

4033

Martes, 13 de agosto de 2019

Eros y política (Alberto Garzón)

Para lucir como Alberto Garzón, cosa muy recomendable dada su valoración en las encuestas, lo único que hay que hacer es pasarse un cepillo metálico por la cara todas las noches antes de acostarse. Al poco tiempo tendrá usted ese rostro lleno de baches que caracteriza al señor Garzón. No se confundan con el señor Garzón, parece poca cosa, o nada, pero es el político que mayor puntuación obtiene en las encuestas, el político español más valorado. Eso quiere decir que es un hombre extremadamente inteligente y carismático, o que los españoles son redomadamente idiotas. Ustedes dirán.

Garzón parece educado en Cuba y aún más parece uno de aquellos jóvenes comisarios políticos que había en las llamadas escuelas al campo y tenían una gran aceptación erótica es decir follaban mucho, aunque admitamos que eso no significa gran cosa porque en las escuelas al campo cubanas lo que más se hacía era follar. Se estudiaba poco y mal, pero se follaba mucho. Allí cualquiera follaba hasta un caraegrano (juvenil) tipo Garzón. No sé dónde ha estudiado el señor Garzón, ni me importa. Qué importa dónde uno estudió si cuando abre la boca suena como un consumado imbécil, por no decir subnormal porque es una palabra que sé que no gusta en España. Subnormal, una palabra estupenda, resonante, me encanta, pero aquí no gusta. En España todo se va estriñendo, hasta el lenguaje. Pero. Nada me extrañaría que el señor Garzón tuviera una agitada vida sexual dada la alta valoración que le otorgan los españoles y dado que la popularidad suele ser un gran valor erótico. Sólo hay que ver las colas de mujeres a pie de camerino de las estrellas de rock tengan el aspecto que tengan, y suelen ser muy feos en general.

Alberto Garzón trae a la política española un tipo de bajeza comunista bien pagada que es como suele pagarse la bajeza comunista de los políticos en España, una cara acicalada al cepillo metálico y una expresión de capo de Solovkí en su acepción mamalona que lo convierte en el personaje político más valorado por los ciudadanos españoles. Tela.

4032

Lunes, 12 de agosto de 2019

Eros y política (Juan Carlos Monedero)

Uno tiene su lado femenino y maricón como todo el mundo (no confundir lo femenino y lo maricón, por favor, son cosas distintas) y en mi caso se sabe que considero el sexo una actividad del orden alimenticio, como comer. También soy un promiscuo irredimible, creo que la promiscuidad es una forma de superioridad. Dicho esto. Ni yo follo con cualquiera. Existe en el sexo, afortunadamente, la repulsión moral. Y alcanza hasta a un tipo como yo.

La repulsión moral es algo anómalo en el erotismo que es un territorio en el que no hay límites, yo mismo he conocido mujeres para las que la cúspide del goce erótico sería follarse a un nazi de completo uniforme y que ladre en alemán mientras consuman el acto. Una mujer exquisita y formidable, por otro lado. Pero con esa fantasía. La moral es ajena al erotismo (excepto en casos como el de Monedero) y a la bendita fantasía sexual como he dicho tantas veces. He defendido eso por escrito en cientos de páginas que claman por la libertad y la amoralidad sexual y la superioridad y la sanidad de los promiscuos y los libertinos. Es decir, de los libres. ¿Cómo reconocer al enemigo? El enemigo en cualquier época y circunstancia es quien intenta imponer cercos morales a nuestros deseos sexuales.

El caso del señor Monedero es uno de los muy escasos de abstinencia por repulsión moral. El señor Monedero pertenece a una categoría de personas que anulan en cualquier interesado que conserve algo de decencia todo impulso sexual de raíz, e imposibilitan el ayuntamiento carnal. El señor Monedero, físicamente, es también bastante repulsivo sobre todo por sus ojos de cerdo en celo, por su característico tufo insalubre y por su pechito de pollo de granja pálido y esponjado.

Monedero trae a la política española la entonación tertuliana vago rojo habitual, el pechito de pollo de granja, el tarado prime time, el rechazo al acto sexual por objeción moral y el sueño de la razón que produce monstruos de la Embajada cubana.

4031

Domingo, 11 de agosto de 2019

Eros y política (José Luis Ábalos)

No pensaba escribir del señor Ábalos por su aura porcina. No es exclusiva del señor Ábalos este tipo de aura, la tiene el señor Tardá y el señor Rufián y otros nacionalistas catalanes, por ejemplo, pero el aura porcina catalana desemboca siempre en la ridiculez, tiene un fondo mamarracho. El aura porcina del señor Ábalos es muy diferente, es nauseabunda. Y antierótica en consecuencia, es la clase de aura que aporta una porción de hiel a cualquier goce. Ese tipo de aura despierta en mi humilde persona, no lo que despierta el aura catalana que es un gran deseo de burla y chanza, sino ganas de darle al señor Ábalos una patada en el culo. Simbólicamente hablando, naturalmente. Lo del aura del señor Ábalos es incluso peor, más repugnante que el aura de los nacionalistas vascos que es un aura que produce un inmenso miedo a que te explote la cabeza o el coche, pero no repugnancia. Como si lo del aura fuera poco, el señor Ábalos tiene belfos (o esa impresión da) algo definitivamente antisexual. Por eso no iba a escribir del señor Ábalos. Y además porque imagino que follar con el señor Ábalos debe ser como revolcarse con mil ranas podridas y no le deseo eso ni a mis peores enemigos (es un decir).

José Luis Ábalos trae a la política española el comisario político seboso de la corte del zar rojo de Montefiore y un aura porcina de tal pureza socialista que merece la atención del más brillante historiador español del momento, estoy pensando como es natural en nuestra Elvira Roca Barea.

« Anteriores

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018