786

Veamos. Durante décadas. Cuba ha servido de santuario a los terroristas etarras. Los protegía, ¿los entrenaba? Les procuraba pasaportes falsos. Pasaportes falsos con los que viajaban de regreso a España a matar. El caso de José Miguel Bustinzar y el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco, por ejemplo. Siempre he echado de menos los reportajes de Mauricio Vicent y el resto de la crápula periodística española allá destacada sobre este tema. Nulo interés. Supongo que ven una polla negra y se les funde el ordenador.

Leo ahora que los etarras pavorosos, airados, protestan porque los Castro ya no les falsifican los pasaportes. Bueno. No hay que hacer mucho caso, es un chancleteo entre delincuentes que ya se arreglará.

¿Y el Gobierno español? ¿Ha dicho algo cuando ha quedado claro y expuesto al público que los Castro fabricaban pasaportes falsos a los etarras para que vinieran a España a matar?

Un momento, silencio, déjenme escuchar. ¿Dice algo el Gobierno? ¿La ignara Jiménez, al menos, dice algo? Silencio he dicho. A ver. No. Lo que se escucha es el habitual sonido de la lengua del Gobierno español lamiendo las pelotas de los Castro.

Santocielo como lamen.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011