4033

Martes, 13 de agosto de 2019

Eros y política (Alberto Garzón)

Para lucir como Alberto Garzón, cosa muy recomendable dada su valoración en las encuestas, lo único que hay que hacer es pasarse un cepillo metálico por la cara todas las noches antes de acostarse. Al poco tiempo tendrá usted ese rostro lleno de baches que caracteriza al señor Garzón. No se confundan con el señor Garzón, parece poca cosa, o nada, pero es el político que mayor puntuación obtiene en las encuestas, el político español más valorado. Eso quiere decir que es un hombre extremadamente inteligente y carismático, o que los españoles son redomadamente idiotas. Ustedes dirán.

Garzón parece educado en Cuba y aún más parece uno de aquellos jóvenes comisarios políticos que había en las llamadas escuelas al campo y tenían una gran aceptación erótica es decir follaban mucho, aunque admitamos que eso no significa gran cosa porque en las escuelas al campo cubanas lo que más se hacía era follar. Se estudiaba poco y mal, pero se follaba mucho. Allí cualquiera follaba hasta un caraegrano (juvenil) tipo Garzón. No sé dónde ha estudiado el señor Garzón, ni me importa. Qué importa dónde uno estudió si cuando abre la boca suena como un consumado imbécil, por no decir subnormal porque es una palabra que sé que no gusta en España. Subnormal, una palabra estupenda, resonante, me encanta, pero aquí no gusta. En España todo se va estriñendo, hasta el lenguaje. Pero. Nada me extrañaría que el señor Garzón tuviera una agitada vida sexual dada la alta valoración que le otorgan los españoles y dado que la popularidad suele ser un gran valor erótico. Sólo hay que ver las colas de mujeres a pie de camerino de las estrellas de rock tengan el aspecto que tengan, y suelen ser muy feos en general.

Alberto Garzón trae a la política española un tipo de bajeza comunista bien pagada que es como suele pagarse la bajeza comunista de los políticos en España, una cara acicalada al cepillo metálico y una expresión de capo de Solovkí en su acepción mamalona que lo convierte en el personaje político más valorado por los ciudadanos españoles. Tela.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018