4022

Viernes, 2 de agosto de 2019

Por lo de María Chivite en Navarra, creo, pensé otra vez en lo de las lenguas. Hay gente inteligente que le quita importancia a lo de las lenguas en España pero lo de las lenguas es lo único que importa en España. No hay batalla más crucial en España que la batalla entre los ciudadanos españoles libres e iguales y las tribus vasca, catalana, gallega, etcétera. Las lenguas son el arma fundamental de esa batalla. Si los ciudadanos españoles libres e iguales desean sobrevivir han de imponerse, no contemporizar. Ya han contemporizado durante cuarenta años y vean el resultado. Un formidable primer paso sería imponer el español a nivel institucional y nacional y convertir en algo secundario las lenguas regionales. Si alguien quiere aprender catalán, euskera, gallego o arameo, que lo aprenda. Estamos en un país democrático. Pero no se podrán imponer esos dialectos a un niño español y sobre todo no se permitirá educar a un niño español haciéndole creer que no es español sino vasco o catalán o gallego, semejante atrocidad debe considerarse una traición a la igualdad entre españoles. Seamos honestos, la cultura española es la cultura del gran idioma español, lo demás son simpáticos meandros sobredimensionados y obligar a un niño español a hablar euskera o gallego o catalán e intentar apartarlo de la gran cultura española es, sencillamente, abuso infantil.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018