4020

Miércoles, 31 de julio de 2019

Dejo a un lado un momento los diarios de Piglia-Renzi y Los vencidos de Robert Gerwarth libro terrible y fundamental para volver a leer el Tratado de Ateología de Onfray, me dio de pronto por eso. Creo que la mayor prueba de que Dios no existe es que el Vaticano existe y que si la especie no hubiera inventado a Dios ya estaría colonizando Júpiter o al menos Marte, las religiones sobre todo las tres monoteístas son y han sido una potala que ha impedido al hombre elevarse, así que releo a Onfray para enfurecerme el libro de Onfray es perfecto para enfurecerse y recuperar el ánimo cuando flaquea que ahora con lo de la vejez me pasa a veces. Estoy escribiendo una novela (una noveleta, decía Reinaldo y puedo escuchar su voz ya en el planeta no hay muchos que puedan decir esto) corta en la que han inventado un resucitador y el personaje principal es un gran guerrero que se parece a mí que casualidad y que se dedica (también es un genio científico) a resucitar a sus enemigos si han muerto le parece una injusticia de muerte natural. Una vez resucitados, los ajusticia en la plaza pública es un justiciero mi personaje y el libro de Onfray alimentará mi furia y me ayudará aunque sea un poco a completar mi relato es decir mi venganza.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018