3985

Miércoles, 26 de junio de 2019

Y ya que estoy en lo del socialismo este retrato del socialismo y del izquierdismo populista que amenaza con aniquilar la democracia española. Lo encuentro en el formidable libro de Ayn Rand.

El honesto perdía, el deshonesto ganaba. ¿Cuánto tiempo pueden los hombres seguir siendo buenos bajo ese tipo de ley de la bondad? Éramos un grupo de gente bastante decente cuando empezamos. No había muchos aprovechados entre nosotros. Conocíamos nuestros trabajos y estábamos orgullosos de eso, y trabajábamos para la mejor fábrica del país que sólo contrataba a los mejores trabajadores del país. Al cabo de un año de estar bajo el nuevo plan no quedaba ni un solo hombre honesto entre nosotros. Ésa fue la maldad. No es que el plan animase a unos pocos desgraciados, sino que convirtió a gente decente en desgraciados, y no había otra cosa que se pudiera hacer…, ¡y lo llamaban un ideal moral!

Es decir la destrucción mediante la cháchara igualitaria de la cultura del esfuerzo.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018