3983

Lunes, 24 de junio de 2019

Bailamos y bebimos hasta tarde la mesa de los manjares bajo el olivo y éramos catorce más o menos lúcidos más o menos abrazados más o menos rítmicos excepto uno o dos que desarmonizaban y los perritos de miedo ateridos y la luz en el agua labial y el humo blanco y la mujer del prójimo y el único verdejo que se puede tomar en España y las pisadas ominosas del pavor blando en la hierba naranja cuando me descuidaba y un vinillo austriaco de las verbenas vinillo rosado y su aliento estampado y un rebrotar de niños y su goteo y un ramaje y un closet arrodillado y la luz de agosto y en cierto momento la noche se dejó caer sobre nosotros no sé si amorosa o compasiva y la vi.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018