3938

Viernes, 3 de mayo de 2019

Oigo por ahí hablar (por lo de Venezuela) de la valentía de los cubanos que han muerto muchos por la libertad de Cuba, luchando contra Castro, dicen, y es verdad. Yo mismo los pinto si lo sabré, conozco sus historias. Gente valiente, formidable. Pero, ay, eso fue hace mucho. Ese tipo de cubano se ha extinguido. Esos cubanos ya no existen. Los cubanos ahora son una recua de cobardes, de mierdecillas (excepciones, pocas, por cada disidente hay un cien mil esbirros y quinientos mil pingueros) de culipandeados y nalgaflojas de viajecito y gente envilecida y subhumanizada por sesenta años de vileza castrista. Bisneros, putos, matones que apalean por un litro de aceite a sus compatriotas, que arrastran por las calles a mujeres indefensas, torturadores, asesinos de exportación (véase Venezuela) en fin resumiendo chusma que desconoce el significado de la palabra decencia. Aquellos cubanos valientes ya no existen. Como decía Lezama Lima (uno de los últimos cubanos decentes), todo lo hemos perdido y lo primero que hemos perdido como sucede siempre en estos casos de envilecimiento colectivo es el coraje y la decencia.


Los juntos y los distintos

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018