3937

Jueves, 2 de mayo de 2019

A ver si me explico de una vez. Lo de Venezuela es lo de Cuba y, cuando la invasión traicionada por Kennedy y su siniestro hermano (los mandos militares norteamericanos querían invadir la isla, todo hay que decirlo) Castro mandó a dinamitar el Presidio Modelo de Isla de Pinos (5.000 reos) y la orden era volar el edificio con los presos dentro si los invasores iban ganando. Toda la información pertinente (y mucho más) puede hallarse en las memorias de Armando Valladares que, ahora que me acuerdo, le envié a Antonio Muñoz Molina para una colección de memorias de víctimas del totalitarismo que dirigía, y nunca la publicó. Otro ejemplo. Las torturas de los esbirros de los Castro (el DSE) incluyen arrastrar prisioneros por campos de arrecifes. Ese es el tipo de basura humana a la que se enfrentan los venezolanos que quieren ser libres ¡y que quieren comida y electricidad! Dicho esto. La única manera de liberar a Venezuela es mediante un (improbable) alzamiento militar a lo Pinochet que mate a Maduro y Cabello (y sobre todo a los cubanos que controlan a Maduro). La Historia es así, no tiene nada de romántica, y a veces se requiere la aparición de esa fuerza que siempre quiere el Mal, y que siempre practica el Bien. Eso, o una invasión norteamericana. Pero. Hasta ahora todo indica que Mr. Trump es otro cagado y otro traidor como lo fue Kennedy. ¿Bloqueos? ¿Cuándo ha funcionado contra Cuba? Sesenta años de dictadura bloqueada te contemplan, cagado. Quiero decir Trump.

Ah, y, muy importante, venezolanos. No hagan caso a nada que digan los progres culogordos españoles, si fuera por ellos resucitarían a Fidel Castro, a Mao y al gran asesino Lenin y los pondrían a esclavizar el planeta. Así son.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018