3915

Martes, 9 de abril de 2019

Si alguien dudaba a estas alturas de que España ha sido tomada por el pensamiento mágico, ahí tiene la resolución del Tribunal Supremo sobre la demanda de la Generalitat de Cataluña contra Federico Jiménez Losantos por vulnerar “el derecho al honor” del Pueblo de Cataluña. El TS, como sería lógico, no desestima la causa por el motivo real y único: no existe el Pueblo de Cataluña. No se puede ofender el honor o denigrar de forma alguna algo que no existe. No existe el Honor del Pueblo de Cataluña o de ningún Pueblo. Así como no existen los “ciudadanos catalanes” diga lo que diga el TS. Pero. El TS en lugar de no aceptar la denuncia por pertenecer a la categoría de ficción delirante, se la toma en serio y emite un juicio aceptando como real el delirio del supuesto Honor del Pueblo de Cataluña. Y no sólo lo toma por real sino que abunda en la ficción y el delirio absolviendo al periodista Losantos porque “la crítica sólo se refería a un sector del pueblo catalán, no a la totalidad”.

Ya lo ocupa todo y lo degrada todo el pensamiento mágico.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018