3880

Martes, 5 de marzo de 2019

La patada en el culo tiene efectos terapéuticos para el que la propina eso decía Reinaldo y tenía razón. Siempre hablaba de la famosa patada en el culo que le dieron al pintor Siqueiros en el Salón de Mayo, en La Habana. Siqueiros como se sabe era un esbirro estalinista que intentó matar a Trotsky en México. También estuvo en eso la pintora Kahlo que se follaba a Trotsky (supongo que a la pata coja) no sé si sólo porque tenía ganas o porque eso era parte del plan para tenerlo entretenido y en confianza hasta que le rompieran el cráneo con el piolet. Dos seres abyectos la pintora Kahlo y el pintor Siqueiros a la Kahlo también le hubiera venido bien una patada en el culo. Una patada en el culo según Reinaldo, y concuerdo, es como una bofetada pero peor porque el que la propina proclama que le produce tal asco tocarle la cara al pateado que es mejor darle una patada en el culo.

Y hablo de lo de la patada en el culo para advertir que el que me diga transversalice o racializada le daré una patada en el culo, a mí no se me puede decir eso sin consecuencias. Quedan advertidas y advertidos.


La gran ilusión

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018