3874

Miércoles, 27 de febrero de 2019

He salido a pasear con los perritos como hago todos los días más o menos a esta hora las cuatro de la tarde voy al parque. Sopla un viento amarillo y voy pensando en Freddie Mercury. Cuando estuve hace años en Zanzíbar me dije qué inteligente Freddy Mercury salió corriendo en cuanto pudo qué lugar horrible lleno de minaretes y desde ellos una cantaleta espantosa y criminal que hubiera hecho estallar sin duda su cerebro tan libre y musical. El mar es tibio allí eso sí y paseamos en un dhow y deseé, recuerdo, que a unas insoportables turistas alemanas se las comieran unos tiburones judíos pero no aparecieron los tiburones la vida es muy injusta. Hace poco vi la película de Mercury y me gustó mucho canciones muy bellas pobre muchacho lo mató la peste como a tantos de su generación yo estaba allí fue una gran siega de talento la peste muchos de mis amigos cayeron en esos primeros años en las grandes capitales civilizadas donde los homosexuales se permitían ser superiores sin sospechar que la Naturaleza ya había enviado a sus letales legiones. Cuántos muertos llevo conmigo voy pensando por el parque y cansado inclino la cabeza, pero sólo hasta que huyendo de los perros echa a volar una perdiz dorada y rauda como una nueva ilusión.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018