3851

Lunes, 4 de febraro de 2019

Yo antes era feminista pero desde que se exige ser feminista ya no soy feminista. Cuando hay cien que marchan en una dirección, el centésimo tiene que ir evidentemente en la dirección opuesta. Sin preguntarse por qué, dijo el Maestro. Hay que ir siempre en dirección contraria cuando la gente (qué coño será la gente) echa a andar porque corres el peligro de convertirte en colectivo en género en pueblo en camarada o en cualquier otra porquería contraria al individuo y eso sí que no.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018