3850

Domingo, 3 de febrero de 2019

Caminata de domingo mañanita la más larga de nuestras rutas del bosque. La niñas infantilizando los perritos como pascuas y yo pensando en el artículo de nuestro periodista Espada y en cómo había retorcido el último párrafo de un artículo excelente por lo demás como casi todo lo suyo pero al final retorcía demasiado para no encarar las autonomías. Bien está. Pero. Sin encararlas no se entiende nada de lo que pasa en España. La socialdemocracia nunca encara, siempre surfea. Y ese es el problema de España. Surfear (a las tribus) nos ha traído hasta aquí. Es un hecho. A España le ha llegado el momento de encarar porque hay que encarar las autonomías es decir suspenderlas o cepillarlas hasta que sólo quede el folklor y nada de poder. Y para eso hay que cepillar además la literatura de la Constitución. Derechos históricos y toda esa morralla. Se les dio poder y ¿qué han hecho con ese poder las autonomías? Cepillar al ciudadano español libre e igual. Ningún poder para las autonomías sobre los ciudadanos españoles libres e iguales. Ese es el único futuro posible para las autonomías. Las almitas tribales si quieren que se refocilen en sí mismas pero folklóricamente y hasta en sus jergas locales que siempre han de ser locales y secundarias respecto al español, idioma de los ciudadanos españoles libres e iguales. En lo de las autonomías, se precisa encarar. Y eso, aunque duela, hay que agradecérselo a VOX.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018