3768

Viernes, 9 de noviembre de 2018

Entérense. Estoy escribiendo una precuela (la palabreja está de moda) de mi libro. Transcurre años antes del comienzo de la primera Guerra del Reorden y la isla de Cuba, futura Garbageland, es ya una letrina descomunal. Como se sabe, durante las Guerras del Reorden, se lanzan sobre la isla numerosas bombas de neutrones ¡al fin! Los isleños (sobre todo la llamada clase intelectual), como consecuencia de tantas años de castrismo, han mutado hasta convertirse en una abominable mezcla de humano y roedor, y es preciso exterminarlos por el bien de la especie. Pero. Las Fuerzas del Orden (que también suelen ser las de la higiene) comprenden que aún después del bombardeo neutrónico, hace falta bombardear la isla con bombas y misiles convencionales con el fin de destruir el entorno que ha hecho posible tan monstruosa mutación. Y eso hacen. Al menos en los libros las cosas son a veces como deben ser.

La historia de la que me ocupo en la precuela tiene lugar antes de los sanitarios bombardeos, como he dicho, y se encarga del Líder de la Represión isleña, una enorme rata barbada y famosa escritora de novelas, y de una casi extinta resistencia que planta cara a las fuerzas policiaco-ratoneriles y a su literato Líder Rata Barbada.

Estoy muy animado con la historia es lo que les quería decir.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018