3766

Miércoles, 7 de noviembre de 2018

Por la mañana ordeno la cocina y (a veces) paso canales de la atroz televisión española. Para enfurecerme. Es para lo único que sirve ya la televisión española. Y ayer, paro en uno de esos programas y, por lo de la manifestación y contramanifestación en Alsasua, entrevistan a la madre de uno de los matones encarcelados por atacar y apalear a guardias civiles y sus parejas. La madre tiene unas espuelas y unas garras de cuidado y pienso que podría despanzurrar a un velociraptor en cuestión de minutos. Y tiene cara, además. Habla como quien ha sido víctima de una enorme ofensa. El tipo que la entrevista la trata como a una Madre Coraje no como a una madre con la desgracia y la vergüenza de tener un hijo matón. Antes de hacer cualquiera de sus simplonas preguntas pide excusas durante cinco minutos. La madre del matón ni siquiera habla en su nombre sino que lo hace en nombre de no sé qué organización de vecinos de Alsasua (un pueblo habitado por simpatizantes de ETA, cómplices de ETA, cobardes, marlaskos, racistas antiespañoles, algún que otro aramburista y pueblo en general). ¡Qué provocación! ¡Qué atrevidos, les hacemos el favor de no pegarles un tiro en la nuca, y miren como nos pagan! ¡Hijos de puta españoles! Viene a decir la madre del matón.

Y ETA derrotada.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018