3765

Martes, 6 de noviembre de 2018

¿Saben ustedes lo de la vaca roja? Yo me acabo de enterar. Resulta que Dios ordenó a Moisés que le dijera a los israelitas que trajeran una vaca roja sin ningún defecto ni imperfección. Y que sacrificaran la vaca en una pira de madera de cedro y de hisopo sobre la que se colocara una tira de tela color escarlata, y una vez quemada la vaca sus cenizas se mezclaran con agua bendita. Según el Mishná, esto sólo se había hecho nueve veces y no diez, que es la cantidad necesaria de vacas rojas que hay que quemar para que regrese el Mesías. Claro, lo de la vaca roja no es la única condición para lo del Mesías, Israel debía ser restaurado y Jerusalén ser judía. Estas dos condiciones se cumplen en la actualidad. Pero. Falta lo de la vaca roja. Sin embargo, no hay que preocuparse. Un predicador pentecostalista de Mississippi llamado Clyde Lot intenta, en colaboración con el rabino Richman del Instituto del Templo, obtener la vaca roja (imprescindible para el regreso del Mesías) en una granja en el valle del Jordan a partir de una cabaña de quinientas vacas rojas de raza Agnus importadas desde Nebraska, “convencidos de que lograrán criar la vaquilla que cambiará el mundo”.

La vaquilla que cambiará el mundo.

Santocielo qué sarta de zumbados.


Un cagado

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018