3763

Domingo, 4 de noviembre de 2018

Mi lectora del norte de la que ya he descrito sus bondades me manda esta foto suya a manera de regalo por mi emanación anterior. Ya les había dicho que mi lectora del norte es una mujer muy bien hecha. Vean. Una mujer generosa además. La generosidad es la piedra fundacional de la grandeza tan escasa en la especie lamentablemente, y la generosidad sexual es el camino que conduce a la libertad porque nada como la generosidad sexual nos hace mejores y nos hace superiores. Se dicen muchas cosas para evitarla pero créanme la ausencia de generosidad sexual es una de las tantas maneras que tiene el hombre de seguir siendo un simio. Yo me he pasado gran parte de mi vida proclamando las ventajas de la generosidad sexual por escrito, ahí están los libros, cientos de páginas y a veces desespero y me digo, cómo has perdido el tiempo tus enseñanzas han caído sobre el árido suelo de la ignorancia, la hipocresía y la trepanación del cráneo religiosa, y nada ha brotado. Pero. Dulce es la vida en ocasiones y me depara momentos de tibias dichas como esos en los que recibo los mensajes de mi lectora del norte y, ay, muy de tanto en tanto, una de sus hermosas fotografías.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018