3758

Martes, 30 de octubre de 2018

Ha ganado un Bolsonaro la presidencia de Brasil. Veremos qué pasa. Hasta ahora gobernó en Brasil la delincuente Dilma y el delincuente Lula, ambos fidelistas y aliados del fidelismo y del chavismo es decir aliados de los mayores delincuentes, traficantes de droga, asesinos y los mayores enemigos del progreso de Brasil y de toda América. No tengo ni idea de lo que pasará en Brasil con Bolsonaro, pero peor que con los delincuentes fidelistas que gobernaban, difícil. Querían los fidelistas los lulas y los dilmas poner a otro como ellos en la presidencia, pero les salió mal la jugada. Yo de Lula pienso lo peor, Lula visitó Cuba para apoyar expresamente a los Castro y sus esbirros que acababan de matar a patadas y de matar de hambre a Orlando Zapata Tamayo. Fue expresamente a Cuba el mierda de Lula a dar su apoyo a los asesinos y a insultar, a llamar delincuente a Zapata. No hay que olvidarlo. Yo no lo olvido. Veremos lo que hace Bolsonaro. Pero más abyecto y más dañino y más mierda y más ladrón y más canalla y más rufián y más miserable y más traidor a la libertad y a la democracia que los lulas y los dilmas, difícil.

Por otro lado. Las dictaduras de derecha (digamos que Bolsonaro pudre en esa dirección) suelen durar menos que las de izquierdas. Ya eso es algo. Y si alguien lo duda, que le pregunte a los chilenos.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018