3736

Lunes, 8 de octubre de 2018

Y otra cosa sobre la entrevista a Heberto Padilla. Nunca he entendido por qué se refieren a la Revolución, como hace Padilla en la entrevista, como a una especie de ser sobrenatural y ajeno a las personas y a la vida de las personas, y en consecuencia con derecho a decidir sobre la vida y la muerte de las personas. Nunca he logrado entender esa estupidez. El asunto en una Revolución siempre eres tú, no la Revolución. Para mí una Revolución nunca vale ni la plasta de mierda pegada en la suela del zapato de una persona. Un vuelco político, un cambio de dirección en el orden social, sólo tiene sentido en relación al bienestar y a la libertad individual (siempre individual) que sea capaz de hacer posible para disfrute y prosperidad de los ciudadanos de un país. Todo lo demás es dictadura y mierda y crimen y sombra.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018