3732

Jueves, 4 de octubre de 2018

Por qué sigo viniendo aquí cada mañana entonces si sé que uno no puede escribirse. Será por la furia. Si la furia cesara, me iría de aquí porque sin furia todo es indigno y lerdo. Ser un escritor de historias en otros tiempos estuvo muy bien no digo que no pero actualmente masaje y serpentinas. Si te fijas bien en los libros que cuentan historias sean de lo que sean se repiten las mismas situaciones las mismas fórmulas y lo que se consigue generalmente con muy pocas excepciones es una sopa presuntuosa, cobarde y rumiante. En España que es lo que tengo más cerca hay cuatro o cinco escritores que vale la pena leer lo demás es mugre tapizada gravedad gesto trascendente calcomanías postalitas y chochos fatuos. De los vivos, digo. De los muertos recientes diré que ordenando los libros tropecé el otro día con el celebrado y dicen influyente Juan Benet y aridez poco follada y mustia y prosa de bigote fue lo que encontré.


Ofensas

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018