3713

Sábado, 15 de septiembre de 2018

Este libro es de una mujer (la mujer más bella del mundo) y de una infancia. Con esa mujer he asumido libertades nunca imaginadas y he aprendido que la generosidad es la mayor manera de ser libre. Del libro (mi querido tocho) eliminé muchas páginas sépanlo: cuando se anota durante años la vida uno tiende a repetirse es natural. Y al podar por aquí y por allá el fluir de la voz ahí atrapada (creo) ha ganado en intensidad y hasta en luminosidad (mi modestia es legendaria). La mujer más bella del mundo suelo decir parapetado en su ribera: una mujer así es siempre la frontera entre lo sólido y lo líquido y en ese espacio yo escribo desde hace años como otro hombre dándomelas de claro y de despampanante pero en realidad oculto porque puede ocultarse uno en un resplandor.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018