3679

Miércoles, 8 de agosto de 2018

Al Papa siempre le digo El Papo. Papo en jerigonza cubana es un chocho de señora, robusto y protuberante o al menos lo era en la jerigonza cubana de mi época. No sé por qué le digo El Papo al Papa, esa es la verdad, aunque un poco de cara de chocho demacrado sí que tiene. Sé que es ofensivo para un chocho de cualquier tipo ser comparado con el Papa. Pero. Lo hago y pido excusas a cualquier chocho ofendido. Hablo de El Papo porque leo que una señora le escribió por lo de la pena de muerte y El Papo se apresuró a contestarle dos años después. A la pobre mujer no hay que hacerle mucho caso, ahora dice que va a acabar con La Guerra, es ese tipo de gente. Pero que el Papo gran amigo de los asesinos Castro, Chávez, Maduro, Ortega y cuanto asesino izquierdista exista, El Papo, que ha mantenido su boquita de chocho adusto bien cerrada mientras masacraban a venezolanos y nicaragüences responda la cartica y quiera sacar tajada a lo de la pena de muerte me ha enfurecido bastante. De la mayor organización legal y venerada de abusadores y violadores de niños de la Historia de la Humanidad poco puede esperarse, pero este Papo Francisco castrista y zopenco izquierdista ciertamente me tiene ya los huevos a punto de reventar.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018