3646

Viernes, 6 de julio de 2018

En lo que más avanzo es en Violo a domicilio. Ayer escribí casi tres capítulos. Dos, breves, pero otro bastante largo. Ahora ya no estoy para parrafadas, me gustan más los capítulos breves. Serán como gemas (sí, gemas, y qué). Hace tiempo no me sentía tan bien escribiendo. En algunos momentos llego, escribiendo, a ese lugar donde sé que soy capaz de cualquier cosa. A eso llamo yo escribir. Ahora me está pasando. Estoy tan contento con lo que va saliendo que creo que en cuanto termine mandaré el manuscrito a mi ex editorial Mondadori y a mi ex editorial Tusquets (todo no puede ser paduradas en su vida) e incluso he llegado a pensar (en un momento de debilidad) en mandarlo a Anagrama, aunque después de rebajarse esa editorial a publicar a Wendy Guerra ya publicar allí es más bien un desprestigio.

No sé qué pasa conmigo pero en cuanto pienso en dejar de escribir por lo de los cuadros, es cuando más libros se me vienen encima.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011