3621

Lunes, 11 de junio de 2018

La tolerancia es muy importante. Excepto en las cosas importantes. No se puede ser tolerante con golpistas que pretenden destruir la gran democracia española. No se puede ser tolerante con los racistas vascos y catalanes. No se puede ser tolerante con patriotas asesinos como los vascos y sus nacionalistas cómplices. No se puede ser tolerante con políticos traidores que pactan ventajas para los nacionalistas asesinos vascos o para los nacionalistas racistas catalanes. No se puede ser tolerante con una educación diseñada para destruir la Nación española. No se puede ser tolerante con la infección tribal.

Dicho esto, españoles que pretendan vivir en una España de ciudadanos libres e iguales, ha llegado la hora de salir a las calles a defender esa España de ciudadanos libres e iguales. Y. Dense prisa. El Gobierno del socialista Sánchez y el PSOE siempre tan traidor están listos para vender a trozos lo que queda de la igualdad entre españoles y de la soberanía española a los nacionalismos parasitarios. Es hora de levantarse y poner fin al parasitismo racista vasco y catalán, que dura siglos y ha causado grandes daños a la democracia española y a los ciudadanos españoles libres e iguales. Con estos dos tumores nacionalistas parasitarios impidiendo una España democrática de ciudadanos libres e iguales nunca habrá futuro ni igualdad ni paz social ni modernidad para España.

De pie, españoles. Pero. ¿Quedan españoles?

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018