3529

Jueves, 8 de marzo de 2018

Hoy por lo de la huelga de mujeres es un día muy duro para los progres españoles. Hoy como nunca se hace evidente para ellos el horror de tener polla, todos vemos esto excepto un puñado de descreídos (apenas una viruta de España). Hoy huelga y los progres sufren especialmente la degradante condición masculina y se levantan a hurtadillas de sus mesas de trabajo en los periódicos (hay mucho progre en los periódicos) y van al lavabo, se bajan los pantalones, y se rascan el sarpullido lírico. Y lloriquean. Lloriquean y se dicen a las mujeres les debo ciertos despertares. Y los que aún están en marcha. Entendí gracias a ellas el más allá de esta huelga. Lloriquean. Nosotros somos parte del despertar. Lloriquean sin freno.

Cuánta gilipollez.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2018