3507

Miércoles, 14 de febrero de 2018

Kafka lee En la colonia penitenciaria, en Múnich. La lectura se realiza en la Galería de Arte Moderno Hans Goltz. Goltz es el mecenas de Franz Marc y Vasily Kandinski y sus exposiciones de arte moderno provocan tales escándalos que en ocasiones la policía tiene que disolver a la multitud que, indignada, se congrega frente a los escaparates de la galería. Qué tiempos.

Sobre la lectura de Kafka ha quedado este testimonio del escritor sueco Max Pulver: “Con las primeras palabras pareció extenderse por la sala un desabrido olor a sangre, y un regusto extrañamente insípido e impreciso se me instaló en los labios. Su voz podía sonar a disculpa, pero sus imágenes penetraron en mí como un cuchillo afilado (…) Un golpe sordo, confusión en la sala. Sacaron a una dama que se había desmayado. La descripción, entretando, continuó. Sus palabras dejaron tendidas de nuevo a dos personas que habían perdido el conocimiento. Las filas de oyentes empezaron a clarear. Algunos huyeron en el último momento, antes de ser aplastados por la visión del escritor. Jamás he presenciado un efecto semejante en una lectura pública”.

Un testimonio fantasioso y completamente falso, según Stach. Pero. Qué más da. ¡De alguna manera es la mejor descripción de una lectura de Kafka! Y lo dicho. Qué tiempos.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011