3409

Miércoles, 8 de noviembre de 2017

Sin embargo al atardecer sobre las cinco, ahora oscurece muy temprano, va solidificándose la luz hasta alcanzar el tono y la textura de uno de esos jarabes que mi madre nos daba de niños cuando enfermábamos, antes de que nos liberaran se entiende porque después ya ni jarabes había. Cae sobre las cosas la luz como ese jarabe que les digo un jarabe que contuviera una humareda y todo lo que toca lo va disolviendo esa humareda. Estoy leyendo y esto sucede muy poco antes instantes apenas diría de que las páginas del libro que leo se pongan moradas y después grises y no me quede más remedio que encender la luz.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011