3406

Domingo, 5 de noviembre de 2017

Aún quedan cosas por aprender, parece decirnos esta lectora aunque cuesta trabajo creer que un coño tan seguro de sí mismo (eso se aprecia a primera vista) tenga aún algo que aprender. Yo más bien diría que se trata de un coño que está de regreso de todas las delicias y de todas las entregas. Entiéndase por favor, me refiero a que todo se le entrega a ella sin resistencia quién podría resistirse yo no naturalmente, nadie sensato podría. Ante un coño así, véase su apertura resuelta, véase su autoritaria capucha real, sólo cabe rendirse y sólo cabe al afortunado al que se le ha concedido acceso servirlo como se sirve a una reina a la que se pertenece sin recato y sin vergüenza, y con adoración sin fin.


Comprar en USA, aquí

Comprar en España, aquí

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011