3381

11 de octubre de 2017

(10:45, a. m.)

Han declarado anoche la Independencia de Cataluña y hasta ahora no hay reacción del Gobierno. Están reunidos y tal, veremos. El presidente del Gobierno de España el señor Rajoy no ha considerado suficientemente importante esa declaración de independencia de una región del país del que es presidente de Gobierno para salir y hablar a los españoles, decir algo, en fin. Han declarado anoche la Independencia de Cataluña, y la han firmado, y los sublevados que la han declarado siguen en sus puestos conspirando y cobrando por conspirar. Y hasta ahora nada. A ver.


(12:26, p. m.)

Bien. Por fin apareció el señor presidente Rajoy y ha dicho que no sabe si se declaró ayer la Independencia de Cataluña. Parece que todos nos hemos enterado, menos el señor presidente Rajoy. El señor presidente no lo tiene claro. Que el sublevado Puigdemont se lo aclare. Dice. Y acaba.

(Ah. Y. Mientras esperaba que apareciese el señor presidente Rajoy vi lo del Congreso e intervino Pablo Iglesias con Tetas (Irene Montero). Dijo que ¡Viva Fidel! y que hay que dialogar a toda costa. Esto me ha animado un poco. Porque cuando un fidelista pide diálogo es que está perdiendo).


(13:53, p. m.)

Sale Pedro Sánchez socialista y dice que él tampoco se ha enterado de que el sublevado Puigdemont y sus secuaces han declarado y firmado la Independencia de Cataluña. Que necesita que los sublevados se lo confirmen. Dice además que su apoyo al presidente Rajoy no ha sido gratis, que le ha sacado al presidente Rajoy un compromiso para reformar la Constitución española: parece que hay que darle más dinero y competencias a los sublevados nacionalistas racistas catalanes para que se queden en España compartiendo país con los paletos españoles.

Después aparece Albert Rivera. Dice que él sí se ha enterado de que ayer declararon la independencia en Cataluña. Cosa evidente, dice. Menos mal. Es un alivio saber que al menos un político español relevante se ha enterado de lo de la Declaración de Independencia en Cataluña. En general, dice cosas sensatas Rivera y advierte de que modificar la Constitución bien, pero en beneficio de todos los españoles no para contentar a los sublevados catalanes. También dice Rivera que cree que los sublevados seguirán a lo suyo y que hay que pararlos, no dialogar ni darles nada. Yo pienso lo mismo.


(17:11, p. m.)

Habla el señor presidente Rajoy ante el Congreso y hace un discurso bajito y estupendo. No hay democracia fuera de la ley, etcétera. Parece el señor presidente Rajoy más de lo que siempre parece, parece un hombre de Estado. Al final, eso sí, la cosa decae cuando se pone a hablar de los diálogos y de unos políticos catalanes leales y se pone a hablar como de una gran época que existió donde había un catalanismo sin dobles intenciones, cosa que (después de Pujol, ¡seamos generosos!) no es más que una fantasía socialdemócrata. En el discurso, por supuesto, nada del mayor problema español de hoy, los agresivos nacionalismos periféricos (catalán, vasco, gallego, valenciano, balear, etcétera) que amenazan la existencia misma de España como proyecto integrador civilizado. Esa llamada de la tribu que se escucha por toda España no estuvo en el discurso del señor presidente Rajoy y lo convirtió allá en el fondo más allá de las buenas intenciones en el discurso de un político de segunda.

(Aclaración. Lo que quise decir arriba (en la entrada de las 12:26, p. m), es que la diputada Irene Montero es como otro Pablo Iglesias, pero con tetas. En ningún momento quise llamar Tetas a la diputada Montero. La verdad es que nunca le diría Tetas a la diputada Montero, sobre todo porque tiene muy pocas tetas, y para llamar Tetas a una mujer tiene que tener unas grandes tetas, como se sabe.)

Y no sé a ustedes pero a mí ya me aburre un poco todo esto.

Comentarios

© Juan Abreu, 2006-2011